El Constructivismo

Inicio / Movimientos artísticos / Constructivismo

El constructivismo fue un movimiento vanguardista ruso que apareció por primera vez a comienzos del pasado siglo XX, aunque tomó más fuerza cuando acabó la Revolución de Octubre. Este se interesó especialmente en la organización de planos y la expresión del volumen haciendo uso de materiales de la época industrial. Además, se basó en otros movimientos de la época como el suprematismo, cubismo y futurismo.

Son diversos los aspectos que se deben conocer sobre esta corriente artística. Por ejemplo, aunque se enfocó principalmente en la arquitectura y la ingeniería, también se extendió a otras áreas como el arte de la pintura, la moda, el diseño, la literatura, entre otros. Si deseas seguir aprendiendo sobre este movimiento, sigue leyendo.

¿Qué es el Constructivismo?

El constructivismo fue un movimiento artístico y también arquitectónico cuyos representantes se enfocaron completamente en los campos creativos. Probaron por completo todas las disciplinas, tanto las técnicas como también las novedosas tecnologías de esa época que iban desde el diseño de carteles, la tipografía y la fotografía, hasta la moda, la arquitectura, las ilustraciones y la propaganda. 

Por otra parte, si hablamos de estética este movimiento está relacionado con la arquitectura y la ingeniería. Además, se desenvolvió en el diseño y el arte, entre otros campos. Su objetivo principal fue rescatar al pueblo de las élites, lo que lograría haciendo arte para el pueblo.

Historia del Constructivismo
«Construcción de fuerza espacial», 1920-21.

Los integrantes de este movimiento rechazaron por completo la idea que muchos tenían en esa época acerca de que el arte tenía que servir para un propósito socialmente útil. Más bien, plantearon un arte cuidadosamente abstracto que mostraba admiración por la máquina, la tecnología y las innovaciones de la época.

No obstante, a raíz de la inestabilidad que se vivió por la Revolución Rusa, se pusieron en funcionamiento una cantidad de proyectos de gran escala. Esto trajo como consecuencia la limitación del constructivismo el cual solo llegó a los diseños de exposición, grafismo y cerámica.

Características del Constructivismo

El constructivismo al igual que otros movimientos de la época de la Primera Guerra Mundial, muestra elementos que reflexionan sobre dicha coyuntura. Así, tenemos las siguientes características:

Uso de la matemática

Las producciones industriales y sus composiciones fueron obras que se construyeron haciendo uso de una de las ciencias más antiguas de la historia humana: las matemáticas. Esto permitió que dichas producciones fueran hechas con precisión. La armonía, perfección en la forma y cálculo detallado eran elementos fundamentales para dichos artistas.

Arte propagandístico e ideológico

Estamos ante un movimiento que sirvió para difundir la política soviética. Se trataba de un tema que en esa época estaba muy de moda a causa de los conflictos que se vivían por las guerras.

Una visión diferente    

Los individuos que representaban al movimiento no veían sus obras como el arte que era. Estos hacían alusión en ellas a lo abstracto, pero siempre se mantenía la relación con la técnica y la industria.

La decoración y los colores

Sus representantes se inclinaron por diseñar carteles, la tipografía, la arquitectura interior, la propaganda, entre otros.  La decoración se hizo con motivos supremacistas, es decir, se usaron formas geométricas sobre un fondo de color blanco y con superficie plana. Además, también se usaron otras tonalidades como el naranja, azul, amarillo, rojo, entre otros.

Ideales tradicionales

El constructivismo rechazó de plano lo burgués y, además, se opuso al ornamento. Los que más predominaban eran la arquitectura, el diseño industrial y la escultura, es decir, lo que era tradicional.

Elementos planos, lineales y con formas geométricas

Las pinturas constructivistas contenían elementos que con frecuencia eran transparentes como las formas planas, lineales u otras formas geométricas. Los materiales que usaron en las obras de arte fueron elementos simples como por ejemplo la madera, vidrios, cartón, plástico, metal, yeso, entre otros. Estos les daban mucha importancia a las técnicas y a los procesos con los que se elaboraban los productos.

Importancia al volumen simultáneo

El estilo de estas obras estaba basado en formas geométricas y líneas puras. Las obras artísticas de constructivismo se comunicaban armoniosamente con el espacio que las envolvía. Se le daba importancia al volumen simultáneo, a la luz y al tiempo. 

Origen del Constructivismo

Nació en Rusia en el año 1914. Sin embargo, estuvo realmente presente luego de que terminó la Revolución de Octubre, un movimiento que está basado en el cubismo, futurismo y suprematismo. El término «construction art» significa «arte para construcción», y la primera persona que lo usó -Kasimir Malévich- lo hizo de forma despectiva para hacer alusión al trabajo de Aleksandr Ródchenko.

Origen del Constructivismo
«Romeo y Julieta», 1920.

La palabra constructivismo se usó como título de un libro que se imprimió en el año 1922 y que fue escrito por Alekséi Gan. Cuando este movimiento surgió se basó en las enseñanzas que implantaron el comisariado del pueblo (Narkomfin) para la educación, el cual pertenecía en ese momento al gobierno bolchevique.

La oficina de arte del comisariado funcionó cuando se encontraba en acción la guerra civil rusa. El constructivismo tenía su centro en la ciudad de Moscú, específicamente en Vjutemas, la cual fue establecida en el año 1919.

Contexto histórico del Constructivismo  

Todas las corrientes artísticas han coincidido con diversos acontecimientos históricos que marcaron para bien o para mal el mundo o la nación en la que han tenido lugar. Veamos cuáles han sido algunas de las eventualidades que coincidieron con el nacimiento y el desarrollo del constructivismo.

Culminación de la Primera Guerra Mundial

El año 1919 fue una fecha histórica para el mundo entero, pues fue el fin de la Primera Guerra Mundial. En este momento Vladímir Tatlin plantea la obra canónica del movimiento constructivista la cual iría para el Monumento a la Tercera Internacional. Esta obra era una combinación de maquinaria y componentes dinámicos que hacían alusión a las nuevas tecnologías que estaban surgiendo a comienzos del siglo XX.

Disturbios en los años 30

A mediados de los años treinta en Rusia empiezan a surgir una serie de confrontaciones políticas. Estas revueltas afectaron de manera negativa al movimiento a pesar de que este estaba teniendo un considerable progreso en el mundo.

El resultado de aquellos acontecimientos fue que las obras que poseían el estilo constructivista fueron reorientadas en su apariencia. Las edificaciones sufrieron pequeños cambios al agregárseles elementos decorativos. A esta práctica se le llamó constructivismo enriquecido.

El Constructivismo en el Arte de la Pintura y la Escultura 

La pintura fue un campo de gran relevancia para otras ramas del arte, como por ejemplo la fotografía y el diseño de prendas y textiles que fueron desarrolladas tiempo después. La pintura de este movimiento artístico se concentró en el diseño puramente abstracto.

En las pinturas constructivistas estaban presentes las formas geométricas y otros tipos de elementos que tenían como objetivo generar una especie de sensación emocional. En ella los cuerpos y actores tienen un elevado nivel de expresividad, la cual transmitían a través de la escenografía y sus trajes que estaban en armonía con el espacio. 

Por otra parte, tenemos la escultura en la que, para crear las obras, era indispensable que esta no fuera una realidad en ella misma. Más bien, esta tenía que tener relación e integración con el espacio que la rodeaba, esta era su finalidad. En las esculturas se emplearon diversos elementos como lo fueron la madera, el vidrio, el alambre, el plástico, yeso, entre otros.

Características del Constructivismo
«Retrato de filósofo», 1915.

Por otro lado, en las esculturas de constructivismo se omitió la intención de que el arte fuera útil a la sociedad. Más bien, se buscó lo abstracto, lo tecnológico y lo nuevo en maquinarias. El objetivo era hacer ver al proletariado que las mejoras tecnológicas del momento hacían más grande el país y esto debía plasmarse como una idea artística.

Las principales obras del constructivismo no se plasmaron en el lienzo como los movimientos anteriores a la época, sino que se usó la tecnología para hacer fotomontajes, collages y combinaciones de figuras para transmitir las ideas de manera solapada. Esto dejaba ver que la ideología del movimiento no era para que las masas en general las comprendieran, sino para transmitirles la idea de que se había alcanzado un avance histórico. 

Obras de arte del Constructivismo 

Las obras más destacadas de este movimiento son las que a continuación mencionaremos:

Hotel Iset

Esta edificación es una estructura histórica con forma semicircular, edificada en el año 1933 durante el movimiento constructivista. Mientras transcurrió el periodo del mandato del gobierno soviético este edificio sirvió como sede para los trabajadores de la NKVD, institución que tiempo después llegó a ser conocida como la KGB.

Cabeza de mujer 

Esta es una figura que fue creada por el escultor Naum Gabo, la cual exhibe un conjunto de elementos los cuales van en línea y con menos curvas de un ser humano. Esta obra se caracteriza por contar con el empleo de la geometría en su composición.

“Golpea a los blancos con la cuña roja”

Esta es una de las obras del cartelismo, una litografía propagandista de la época, fue creada en 1919 por El Lissitzky, durante una guerra civil en el país ruso. El color rojo en el cartel estaba representando al bando comunista, por otra parte, el color blanco era un símbolo de los ciudadanos monárquicos y observadores que se oponían a la Revolución Bolchevique.   

Edificio Narkomfin

Es un proyecto diseñado por dos arquitectos de nombres Moiséi Guínzburg, Ignati Milinis, con la colaboración del ingeniero Serguéi Prójorov. Este edificio llegó a ser una residencia que recibió a las personas que trabajaban para el Comisariado del Pueblo para las Finanzas de la Unión Soviética.  

Dicha institución le otorgaría más tarde su nombre a este edificio moscovita. Hoy en día esta estructura es considerada uno más de los patrimonios culturales y regionales del país ruso.

Seis años del Ejército Rojo

Gustav Klutsis fue su autor y a su vez formó parte del ejército ruso. Este hizo este fotomontaje como una especie de homenaje a la figura de León Trotski, además de conmemorar su propia carrera militar.    

Monumento a la lll Internacional

Una de las obras más significativas e importantes del movimiento constructivista, realizada por el artista Tatlin. Pudo haber llegado a convertirse en un símbolo de lo sería el socialismo y en la base del Komintern.

La estructura que posee esta pieza tiene el modelo o la silueta de un espiral, los materiales que se usaron en la fabricación de este fueron el acero y el vidrio. Por otra parte, aunque fue un éxito cuando se presentó, esta obra no logró sus aspiraciones por causa de la decadencia económica y las duras críticas.

“Dadnos más tanques”

Este fue un cartel creado en 1941 por Lissitzky, poco antes de estallar la Segunda Guerra Mundial. Este cartel fue una llamada al poder de parte del gobierno nazi para construir tanques de guerra, que tiempo después serían utilizados para combatir en contra de la Alemania nazi.     

Casa de la sociedad “Dynamo”

Dicha edificación llegó a ser utilizada con fines residenciales al igual que el edificio Narkomfin. Creado por el arquitecto Iván Fomín, esta edificación se construyó en el año 1931 en los terrenos en donde antiguamente estaba la finca del príncipe Dmitry Pozharsky. El lugar sirvió como hogar para los empleados de la sociedad de entrenamiento físico y deportiva Dynamo.

Artistas más destacados del Constructivismo

Autores del Constructivismo
«Autorretrato de Theo Van Doesburg», 1915.

Si bien hay una lista considerable de artistas que participaron en el constructivismo, unos cuantos nombres sobresalen del grupo.

Joaquín Torres García

Este fue un reconocido pintor, escultor y escritor. Fue el autor del universalismo constructivo el cual llegó a ser uno de los movimientos más destacados de Uruguay. La primera pintura que este artista realizó fue un óleo cuando apenas tenía 17 años de edad. En 1910 el escritor Roberto Payró le encarga pintar un par de murales, uno sobre la agricultura y el otro sobre la ganadería. 

En 1911 fue uno de los participantes de la exposición Internacional de Arte de Barcelona con la obra “La Filosofía” la cual era sobria, contenía pureza y estaba marcada por la geometría y regularidad, alejándose totalmente del simbolismo. Publicó su primer libro en 1913 con el título “Notes sobre art”. En 1928 nace el grupo Cercle et Carré.

Vladímir Tatlin

Fue un constructivista, escultor y pintor de origen ruso que abordó diversas áreas del arte como la pintura, la escultura, objetos inventados, proyectos arquitectónicos y el diseño. Vladímir Tatlin fue quien en el año 1914 inventó el constructivismo. Su proyecto más famoso fue el diseño del Monumento a la Tercera Internacional que data del año 1919.

A este artista se le consideró como un antecesor de lo que fue la Rusia posrevolucionaria del constructivismo. En algunas ocasiones Vladímir Tatlin no estuvo de acuerdo con varias de las ideas del movimiento, aunque él mismo no se consideraba un artista.

Naum Gabo

Fue un pintor y escultor de origen ruso que se dedicó principalmente a crear obras del constructivismo en el mismo instante en el que conoció a artistas como Tatlin y Rodchenko. Sus obras empezaron a tener vida en el año 1920 con la aparición del realismo socialista. Naum Gabo también se dedicó al diseño de trajes y a la decoración.

László Moholy-Nagy

Este es conocido en todo el mundo como uno de los más sobresalientes teóricos y profesores del arte y la fotografía. Tras haber finalizado la Primera Guerra Mundial este dio sus primeros pasos como artista. Entre los trabajos que realizó estuvieron los que estaban enfocados a la tinta china y la tiza. László Moholy-Nagy escribió la serie “Libros de la Bauhaus” los cuales llegaron a convertirse en pilares de la fotografía.

Por otra parte, entre los años 1922 y 1930 este trabajó en el Modulador luz-espacio trabajos que lo vinculó definitivamente con la escultura e investigaciones fotográficas.

János Máttis-Teutsch

Fue un artista plástico de origen húngaro. Fue a finales de la Segunda Guerra Mundial, en el año 1945 con el auge socialista y el régimen comunista, que este artista adaptó sus trabajos al realismo socialista. El trabajo de Máttis-Teutsch está vinculado de manera directa con el arte abstracto, que también puede inclinarse al expresionismo, el arte figurativo y el cubismo. El mismo se definió como un pintor con un estilo un tanto próximo al surrealismo el cual calificó como realismo constructivo.

Vadim Meller

Un escenógrafo, pintor y artista vanguardista ruso que participó en los movimientos del cubismo y el constructivismo. Sus obras artísticas se expusieron por primera vez en París, en el año de 1917 y comenzó a trabajar con la pintura monumental, diseño gráfico y de vestuario. En el año 1925 Meller fue uno de los participantes de la exposición de Artes Decorativas en París, y en ese mismo año, junto a Vladímir Tatlin, empezó a enseñar en la Academia del Arte de Kiev.          

Otros artistas importantes de movimiento

A continuación, dejamos algunos artistas que también formaron parte de este movimiento.

  • Theo van Doesburg 
  • Ilya Golosov 
  • Yakov Chernikhov 
  • Lidia Komarova
  • Konstantín Mélnikov 
  • Antoine Pevsner 
  • Vadim Meller 
  • Aleksandr Ródchenko 
  • El Lissitzky 
  • Iván Nikoláyev 
  • Lyubov Popova 
  • Oskar Schlemmer 
  • Gustav Klutsis 
  • Dmitri Chechulin 
  • Ella Bergmann-Michel 
  • Berthold Lubetkin
  • Moisei Ginzburg   
  • Serguéi Eisenstein  
  • Vasyl Yermýlov 
  • Vladímir Shújov 
  • Varvara Stepánova 
  • Leonid Vesnin 
  • Víktor Vesnin 
  • Hans Dieter Zingraff 
  • Aleksandr Vesnin 

El Constructivismo occidental

Las ideas constructivistas se trasladaron a ciertos países del occidente de Europa como Alemania, Holanda, Suiza y Checoslovaquia. En parte por las relaciones personales de los principales representantes rusos del movimiento, pero también por la gran notoriedad que tuvieron las construcciones, pinturas, panfletos y fotografías con este estilo artístico.

Aunque los artistas que usaron el constructivismo en occidente no tenían el mismo contexto político y social, sí sentían empatía por lo que el movimiento expresaba. Es por eso que priorizaron las líneas en su expresión máxima en sus diseños, de esta manera lograron darles el mismo aire a sus construcciones.

Como era de esperarse, al no compartir las mismas circunstancias, el constructivismo no pasó de su aplicación en el campo arquitectónico. Y es que la ideología del realzamiento de los avances industriales logrados por la revolución no lograron inspirar a los demás países que no compartían el mismo progreso, o al menos, no en el mismo nivel.

El ocaso del Constructivismo

Con la creciente aceptación del Modernismo en otras regiones, y con el afán de la Unión Soviética de competir con Estados Unidos en cuanto a influencia artística, así como en el resto de aspectos, el constructivismo fue perdiendo relevancia de cara al público. Ya no tenía la misma influencia el uso de las líneas puras y de las formas geométricas, independientemente del motivo “social” que estas expresan.

Historia del Constructivismo
«Construcción Espacio-y-Fuerza», 1921.

Aunque se llegó a usar el ideal constructivista para edificios importantes como el Palacio de los Sovietes en 1932, no tuvo el impacto que se deseaba en lo político y en la competencia por la supremacía idealista de las potencias. 

Con todo, el constructivismo sí se asentó en toda Rusia y era la norma básica para las principales construcciones comunitarias y gubernamentales. Ya para 1935 el estilo estaba en decadencia porque el movimiento artístico (panfletos, pinturas, fotografía) había perdido fuerza en su ideal y ya no surgieron nuevas obras significativas que lo reavivaron.

Se intentó mantener con vida el movimiento al agregar ciertos elementos a diseños como el Metro de Moscú y el Instituto Textil de Moscú. A este breve periodo algunos han llamado “post constructivismo”, pero en realidad nunca se consolidó ni fue reconocido en la comunidad. 

Vale decir, que todavía hasta la década de los 60’ algunos artistas conservan ciertos rasgos del constructivismo, dándole un tinte de “modernismo” en el que se prioriza la simplificación de las siluetas. Pero esta es solo otra vaga intención de traer a colación el movimiento, que ya no tuvo ningún tipo de injerencia en los contextos en los que sí tuvo en sus inicios.

Autor: Luis Avalos

Literato, especialista en poesía latinoamericana, y estudioso del arte en sus variadas expresiones. Mi objetivo es que conozcamos juntos el desarrollo del arte escrito de forma sencilla, amigable y entretenida. Más sobre Luis.

¿Te ha sido útil este contenido?

Compartir artículo