La Música 

Inicio / Bellas Artes / La Música

La música es una de las Bellas Artes, encargada de organizar un conjunto de sonidos y silencios de manera lógica y sensible, a través de la melodía, el ritmo y la armonía. Sabemos que esta es una de las mayores formas de expresión, pero, además de eso, también va mucho más allá, considerándose hasta un estímulo importante para el pensamiento, la adquisición y el desarrollo de nuevas habilidades. A continuación, te explicaremos de manera sencilla todo lo que necesitas saber sobre esta maravillosa arte. 

Definición de Música

La música es el arte sonoro que se rige por tres principios: el ritmo, la armonía y la melodía. Se pueden utilizar sonidos emitidos por varios instrumentos, ya sean de cuerda, viento o percusión, además de añadir algún conjunto de voz humana. 

Principios musicales 

instrumento musical piano

Los tres componentes que conforman los principios musicales, son: el ritmo, la melodía y la armonía. Cada uno de ellos necesarios para llevar a cabo casi cualquier pieza musical. Vamos a conocer cada uno de estos a detalle. 

El Ritmo 

Esta es la parte dinámica de la música, la organización y repetición que lleva. Podemos decir que, en el pasado, fue lo que dio sentido a esta arte, ya que, las primeras composiciones musicales, fueron hechas a través del ritmo, golpeando elementos naturales. 

La Melodía 

Es lo más fácil de recordar, la esencia de la composición y lo que la hace reconocible. Suele ser horizontal, es decir, un sonido le sigue al otro de manera sucesiva, percibiéndose como una unidad completa de sonido. Podemos describirla también como el orden secuencial de los sonidos y silencios. 

La Armonía  

Es la capacidad de concordar dos o más sonidos conjuntamente, de tal forma que suenen bien entre sí. Cumple el papel de acompañamiento, armazón y base de las melodías. Algo muy importante de comentar es que la armonía es vertical, es decir, una nota va junto a otra sonando al mismo tiempo y lo que se busca es que estas encajen, siendo agradables al oído. 

Escritura musical 

partituras quemadas

Lo primero que te queremos aclarar acá son los términos que hemos utilizado anteriormente: notas “verticales u horizontales”. La idea de vertical u horizontal no es más que una metáfora explicativa sobre la disposición de las notas musicales en una partitura. Verticalmente, se describen a las notas que se interpretan a la vez, y horizontalmente, a las que van de forma sucesiva. 

Como hemos visto, la música puede escribirse mediante una técnica de notación que le permite al intérprete leerla y ejecutarla sin necesidad de que esté presente el autor. El método más empleado para llevar a cabo estas escrituras es el gráfico occidental, el cual consiste en un pentagrama (cinco líneas) en el que se escriben las diferentes notas por medio de signos específicos, ubicados en los espacios correspondientes según su secuencia, su tiempo y melodía. 

Tipos de música 

La clasificación de la música se divide en función a su matriz de ritmos, a los instrumentos empleados, a su origen y finalidad. Te dejamos acá abajo los diferentes tipos que existen. 

Música clásica 

Es fruto de las grandes tradiciones musicales occidentales, mayormente europeas. Pueden ser instrumentales o no, pero lo que sí es un hecho es que están hechas más para ser escuchadas que para el baile. 

Abarca a todos los géneros y estilos musicales no apreciados tradicionalmente por la crítica. Entre estos podemos encontrar a la música Pop, Rock, Jazz, etc. 

Música instrumental y vocal

La instrumental es aquella donde no interviene la voz humana, únicamente participa el sonido de los instrumentos. En cambio, la música vocal, es lo contrario, acá interviene mayormente la voz humana, dejando de lado, en algunas ocasiones, la parte instrumental. 

Música dramática 

La música dramática está presente en esos actos donde los personajes, además de estar cantando, también están interpretando alguna obra o alguna escena en especial. Acá, por ejemplo, dependido de la situación, podría entrar la ópera. 

Música religiosa

Como su nombre lo dice, es aquella que se utiliza en ceremonias para una religión, una cultura o una secta en específico. Suelen tener la finalidad de expresar agradecimiento, una petición o alabanza. 

Música folclórica o étnica 

Es un tipo de música bastante colorido, que demuestra claramente el sentir, los valores y la cultura de una sociedad. Sin duda alguna, es como la expresión sonora de las masas.

¿Cuál fue el origen de la música? 

El origen de la música se encuentra rodeado de misterio. Son tan pocos los datos que se han encontrado que la curiosidad por este tema no ha hecho más que crecer. De todos modos, acá te dejaremos de manera resumida todos los periodos por los que fue pasando esta técnica a lo largo de los años. Retrocedamos a la época de la prehistoria, en donde comenzó todo. 

La música prehistórica

flauta de hueso de mamut
Flauta prehistórica encontrada en Alemania, se estima que tiene una antiguedad de 36.000 años.

Fue vinculada con las manifestaciones primitivas que el hombre empleaba de manera ritual, es decir, como parte de las ceremonias o en proceso de inspiración ya fuera individual o grupal. Solían usarla más que todo para antes y después de las guerras. El hombre de esta época veía música en todo aquello que sonara, ya fueran huesos, arcos y por supuesto, en la voz humana. 

La música antigua 

cítara antigua
La cítara fue uno de los instrumentos musicales más utilizados en las civilizaciones antiguas.

Esta fue la que perteneció a las antiguas civilizaciones (egipcia, griega, romana) que hoy recordamos como la cuna de la sociedad moderna en esos tiempos. Ya para este momento contaban con instrumentos más trabajados, ricos y variados.

Los instrumentos que más utilizaban eran la “lira”, la “cítara”, el “aulós” y la “siringa”. La música se relaciona con la filosofía y hasta fue descrita como “la medicina del alma”. De hecho, fue en esta época donde se crearon los siete sonidos. 

La música medieval 

instrumento rabel
El Rabel, un instrumento medieval muy parecido al violín.

Esta fue una de las épocas más fuertes e interesantes pertenecientes a la Edad Media, ya que, en estos siglos, la Iglesia Católica cristiana controló el pensamiento occidental. La música hebrea empezó a ser rechazada, al igual que la música grecorromana, la cual, según la iglesia, eludía a ritos tachados de herejía.  

Aunque la música ya empezaba a ser señalada como algo demoníaco, se terminaron por dar cuenta que esta les podía ser útil para la difusión de la sagrada palabra. He aquí el nacimiento de la música sacralizada, la cual se originó con un único fin, “enseñar y elevar el alma”

Otro dato a destacar sobre esta época es la necesidad que surgió por anotar la música usando un sistema más exacto. Creando de este modo lo que se conoce como la “notación neumática”, técnica que se fue mejorando con el tiempo. 

La música renacentista 

La música era una de las técnicas que más estaba acaparando la atención de las personas. Había otros espacios y públicos que permitieron la diversificación de la música. De hecho, los artistas empezaron a preguntarse cómo podían expresar las ideas que tenían a través de esta técnica.

Fue así cómo se profundizó en la notación musical. El conocimiento sobre la música estaba siendo compartido con otras culturas, creando y perfeccionando diferentes tipos de instrumentos, como los de cuerda pulsada, al igual que se creó una mayor gama de sonidos. Como datos técnicos, te dejamos dicho que este tipo de música comenzó en Venecia, durante el siglo XV. 

Música clásica vs. clasicista 

Por sus nombres, pueden llegar a confundirse, pero ambas son dos épocas muy distintas. En la época de la música clásica, también conocida como música del Barroco, esta se caracteriza por su estructura horizontal, es decir, donde varias voces se sobreponen de forma sucesiva. Se dio durante los siglos XVII y primera mitad del XVIII. 

En cambio, el estilo de música clasicista nace como la ruptura de las reglas de la música barroca. Acá vimos nacer la ópera, el oratorio, la sonata, el concierto y la sinfonía. Podemos decir que surgió basándose en tomar un poco de todas las tradiciones musicales occidentales, pero con una tendencia mucho más equilibrada en cuanto a la estructura y melodía. 

La música romántica

Como su nombre lo dice, esta fue la música nacida en la época del Romanticismo, el cual abrazó los valores, los cambios armónicos y las tonalidades menores. Sin duda alguna, cuenta con las melodías más intensas y coloridas. Una época donde se amplió mucho el rango, el cambio de la tonalidad (modulación) y la variedad musical. 

La música impresionista 

Fue una tendencia musical que surgió en Francia a finales del siglo XIX. El impresionismo era mucho más liberal, enfocándose en la busca de nuevos timbres, priorizando la visión e intuición del artista y el público. Una época musical que fue bastante importante, aunque poco mencionada, por el sentido de búsqueda y libertad a la hora de crear composiciones. 

Llegamos a la actualidad, la música contemporánea 

Toda la música surgida desde finales del siglo XIX hasta la actualidad es considerada música contemporánea. En esta época se destaca el uso de todas las técnicas perfeccionadas, así como los elementos contradictorios, creando piezas musicales más enfocadas en la libre expresión musical que en un estilo como tal.

Autor: Thamer Bello

Filósofo, historiador y redactor con amplia experiencia en la historia del arte. Amante de los libros y del cine, me encanta compartir y escuchar buenas historias. Más sobre Thamer.

¿Te ha sido útil este contenido?

Compartir artículo