El Cine

Inicio / Bellas Artes / El Cine

La historia del cine es toda una travesía que va muy de la mano con la invención de la fotografía. Esta se extiende desde sus inicios mudos en blanco y negro hasta sus vertientes contemporáneas, donde destacan los abundantes efectos especiales. Nos remontaremos a sus inicios, para que descubras cada uno de los detalles que lo llevaron a ser “el noveno arte” del mundo. 

Definición de Cine

Es el arte que se encarga de capturar, guardar y transmitir imágenes en circulación; este proceso se lleva a cabo con una cámara de vídeo, relacionándose directamente con la fotografía. 

Origen del cine

La primera producción fílmica fue presentada en París, en el año 1895. Consistía en unos obreros que iban saliendo de una fábrica en Lyon. Su historia se conecta con la de la fotografía, ya que este descubrimiento fue llevado a cabo casi que al mismo tiempo por los hermanos Lumiere, quienes en un año produjeron 500 grabaciones de no más de un minuto de duración, a las cuales llamaron como “películas”. 

Historia del cine 

Para que el invento de los hermanos Lumiere saliera a la luz, tuvieron que suceder muchos otros intentos fallidos que dejaron una valiosa enseñanza y conocimiento de utilidad para labrar el camino hacia la invención del cine.

La historia del cine

Algunos incluso tuvieron lugar en XVI, cuando un sacerdote alemán llamado Atanasio Kitcher creó una especie de linterna mágica que reproducía imágenes rotativas, las cuales simulaban el movimiento. 

En el siglo XIX hubo muchos experimentos con imágenes en movimiento. De hecho, uno de los más importantes se llamaba estroboscopio, creado por Simón von Stampfer en 1833, este permitía ver velocidades muy lentas de un objeto que giraba sobre sí mismo. 

La fotografía y su influencia en la creación del cine 

Mientras se estaban haciendo diferentes experimentos que nos acercarán cada vez más a la creación del cine, se inventó la fotografía, la cual sirvió como trampolín para entender muchas cosas con respecto a las imágenes. 

Así fue como, basándose en este inventó, el francés Jules Janssen creó  el “revólver fotográfico”. No mucho después, el estadounidense Edward Muybridge logró reproducir el galopar de un caballo a partir de varias fotografías tomadas en serie. 

Sin embargo, el cine como tal empezó a ser una idea posible de llevar a cabo cuando Thomas Alvas Edison inventó la bombilla incandescente en 1889, y luego el Kinetógrafo, el cual permitía sincronizar el sonido con la captura de una imagen. Lo que dio pie a desarrollar el audio del cine. 

Inversión en el cine 

Como uno de los principales inversores en la creación del cine tenemos a Georges Melies, quien aportó capital en la invención de los hermanos Lumiere. Tanto fue su entusiasmo por el proyecto que propuso nuevas innovaciones, las cuales cambiaron el realismo de las grabaciones de los hermanos por los efectos especiales.

Georges adoraba la ciencia ficción, por lo que las grabaciones estaban repletas de efectos, escenografía, maquillaje, relatos fantásticos y saltos de edición. Unas de las más conocidas fueron el “Viaje de la luna” en 1902 y  “El viaje imposible” en 1904. Un dato interesante es que ambas fueron inspiradas en los libros de Julio Verne. 

Pioneros del cine: Leon Gaumont y Alice Guy Blache 

Fueron de las primeras personas en querer incursionar de manera seria en el desarrollo del cine. Juntos, emprendieron la producción de filmes, creando los guiones y filmando ellos mismos. Entre sus proyectos encontramos uno de los primeros largometrajes de ficción llamado “La fee aux choux”, traducido como “el hada de las coles”. 

Cine mudo y cine sonoro 

El cine fue mudo durante sus primeros 30 años. La primera película sonora tuvo lugar en 1927, titulada como “El cantor de Jazz” de la Warner Brothers en Estados Unidos. No obstante, los filmes que se estaban grabando eran como estar viendo una obra de teatro. Las personas que le pusieron fin a estas tendencias de películas fueron las siguientes.

  • David Griffith, creando la superproducción fílmica de la historia, la cual se llama “El nacimiento de una nación”. Esta relata la fundación de los Estados Unidos. 
  • Sergei Eisenstein, su película fue considerada una de las mejores del momento (y de la historia del cine). Se llama “El acorazado Potemkin” y trata sobre un motín por parte de una tripulación que se rebeló contra los oficiales de la armada zarista.

El cine a color

Uno de los mayores dolores de cabeza para los que estaban involucrados en la evolución del cine fue la creación del cine a color. Para ese entonces, solo había una forma conocida de llevar a cabo este proceso, y era colorear los fotogramas de los filmes. Una técnica poco eficaz y costosa. 

No obstante, como el interés por el cine era algo que estaba más que despertado, surgió una empresa llamada Technicolor, quienes trabajaron por años en la producción de sistemas fílmicos a base de colores primarios. Así fue como se creó inicialmente las películas en blanco y negro.

La primera película a color
Banner publicitario de On With The Show! en 1929, el primer largometraje a colores de la historia.

Fue apenas en 1929 cuando se pudo crear el primer largometraje a colores, titulado “On with the show!” y en 923 cuando agregaron un tercer color a la paleta, logrando un sistema con base en los tres colores primarios. Este fue reemplazado por otro más sencillo y eficaz, propuesto por otra empresa llamada Eastman Kodak. 

Hollywood y la “meca del cine”

El éxito que tuvo el cine en los Estados Unidos fue abrumador, sobre todo por el conflicto que hubo con Thomas A. Edison, quien intentó quedarse con la propiedad intelectual del cinematográfico. 

Esto causó enormes tensiones entre los productores de cine independientes, llegándose a formar conflictos, juicios e incluso disturbios sociales. Como consecuencia, muchos productos emigraron a Nueva York, hacia un pequeño poblado cerca de la frontera con México, llamado Hollywood. Allí nacieron los que todavía son unos de los principales y mejores estudios fílmicos de Estados Unidos. 

Estos estudios se dieron a conocer bastante rápido, creciendo de una manera descomunal, ya que, no solo se encargaban de producir y financiar las películas, sino que también controlaban la distribución del grupo, estando al pendiente del más mínimo detalle. Lograron alzarse como “la meca del cine”, dando a conocer a los que se convirtieron años después en grandes celebridades. 

El cine digital: ¿El fin del cine tradicional? 

La magia que había por el cine se perdió en gran parte con la aparición de las computadoras. Sin embargo, el mundo digital también trajo muchas cosas buenas para la industria cinematográfica, como por ejemplo, nuevos formatos de grabación, más efectos y un mejor rendimiento. 

Es cierto que la industria no se quedó en pausa, avanzando junto con la tecnología, y es por eso que hoy en día el entusiasmo por el cine sigue vivo, solamente que cada vez tiene que estar más en constante innovación, adaptándose a los cambios para no quedarse en el olvido. 

Autora: Gabriela Torres

Especialista en artes, literatura e historia cultural. Diplomado en Producción Audiovisual. Aficionada al teatro y a la literatura, con un grandísimo amor por el análisis y la interpretación de obras de arte. Más sobre Gabriela.

¿Te ha sido útil este contenido?

Compartir artículo