El Barroco

Inicio / Movimientos artísticos / El Barroco

Desde la época de las cavernas hasta la actualidad, la expresión a través del arte ha sido un síntoma directo del pensamiento y el sentimiento humano. Abarcando más de un siglo, el barroco no fue la excepción: Fue una consecuencia de las vivencias económicas y sociales de ese periodo.

La iglesia católica, la monarquía y la burguesía estuvieron fuertemente involucradas, impulsando obras artísticas y arquitectónicas aún famosas hoy en día como lo son el Palacio de Versalles en Francia y la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano.

A continuación, exploraremos sobre cómo nación uno de los movimientos artísticos más famosos: El Barroco. También conoceremos por qué se mantuvo en el tiempo, y de qué se trataba este estilismo que sigue presente en el siglo XXI.

¿Qué es el Barroco?

Fue un periodo histórico y cultural que abarcó el siglo XVII y principios del siglo XVIII. La escritura y la estética pomposa, sentimental, sorprendente, y ornamental influyeron con fuerza en todas las formas de expresión del hombre europeo y, como consecuencia de la colonización, del latinoamericano.

Su nombre viene del portugués barrôco, que es como llamaban a una perla con forma irregular. Esto tiene perfecto sentido, ya que la sociedad salía de una época enfocada en exponer lo poderoso y bello que era el ser humano. Como respuesta, el barroco llegó para contrastar esta percepción, centrándose mucho más en las emociones y las imperfecciones del hombre.

Características del estilo barroco

El arte barroco resalta por ser detallado, exagerado, complejo, y expresivo. Lleno de drama, pasión, y movimiento, busca exponer la dualidad del ser humano a través de claroscuros, junto con situaciones en donde lo más importante no necesariamente es lo bello, sino el significado que yace detrás.

Escultura estilo barroco laocoonte y sus hijos
«Laocoonte y sus hijos» del siglo I d. C.

De carácter rimbombante y ostentoso, durante el periodo barroco solo los más adinerados solían poder costear la creación de estas obras. Se instaba a que el barroco fuera un estilo de arte grandioso con el poder de comunicar y persuadir al pueblo.

Contexto histórico, social y cultural

El estilo barroco se forjó en Roma, Italia, como medio propagandístico para la iglesia católica. Esta estaba experimentando una profunda crisis, la cual ocasionó que sus miembros planificaran cómo renovar el mensaje de su religión. A través de las diferentes obras de arte, acentuaron tanto la grandiosidad de la iglesia como la posición de la virgen y los santos como medio entre los hombres y Dios.

Conjuntamente, el siglo XVII estuvo caracterizado por una depresión económica devastadora. Las malas cosechas resultaron en una grave hambruna. El enfrentamiento entre católicos y protestantes generó guerras, y habían plagas de peste que para ese entonces eran mortales, pues aún no se había inventado el antibiótico. La sociedad europea pasó de un periodo de considerable prosperidad a uno de pobreza y miseria; tanto que los pobres y mendigos pasaron a representar una cuarta parte de la población.

Toda esta desgracia y desesperanza ayudó a la propagación y consolidación del estilo barroco, cuya decoración y magnificencia ayudaban al pueblo a distraerse de la realidad con este arte de excentricidad y fantasía que los conectaba con sus sentimientos. Además, entre tanta desdicha, los ciudadanos acudieron al Dios católico en busca de auxilio y consuelo.

La mujer barroca

Durante el barroco, lo mejor a lo que podía apuntar una mujer era al matrimonio, y esto tenía reglas. Por ejemplo, debían pagarle una dote al marido para poder casarse. Ellas eran las encargadas de los quehaceres del hogar y de la educación de las hijas, mientras que el marido se encargaba de la educación de los hijos. Se refugiaban en las actividades religiosas para poder salir de casa, usándolas como excusa para tener vida social con otras mujeres en la iglesia.

Sufrían discriminación, desigualdad, y maltrato. La belleza y la reputación de honradez eran las cualidades más valoradas en ellas. Y, generalmente, solo las damas de clase alta eran enseñadas a leer y escribir.

Las tres etapas del barroco

Los historiadores coinciden en que el periodo barroco puede dividirse en tres etapas:

Barroco temprano (1600 – 1650)

La iglesia católica romana provocó la creación del movimiento barroco. En sus inicios hasta los pintores más famosos alcanzaban los encargos asignados por la iglesia. El catolicismo buscaba que las obras gustaran no solo a los intelectuales, sino también a los iletrados. Caravaggio es uno de los más reconocidos representantes de esta primera etapa.

Barroco pleno (1650 – 1700)

Durante este periodo el barroco se estableció como movimiento oficial. La arquitectura, la pintura, y la literatura barroca se hicieron tendencia en distintos países del continente europeo. También hubo grandes avances en la filosofía.

Barroco tardío (1700 – 1750)

Las artes barrocas tuvieron gran relevancia y producción, especialmente la música, pintura y el teatro. En el área musical se popularizaron el concierto y la sinfonía. Sin embargo, la experimentación musical se dio en gran parte alrededor del teatro, el cual prosperaba enormemente.

El arte barroco

Cuadro las meninas de Diego Velázques
«Las Meninas» de Diego Velázques, 1656.

Fuertemente propagado, el arte barroco abarcó todo tipo de industrias como la textil, la musical, la editorial, entre otras. Igualmente, la puesta en escena, la construcción, y las artes visuales, todas se vieron influenciadas por el movimiento. Los artistas fueron entusiastas al representar el sentir de la población en tal época de cambios, así como al expresarse con el novedoso énfasis que el barroco les otorgaba.

Pintura barroca

Hace uso de la luz, la sombra, y de intensos colores para verter a las obras de dramatismo. El pintor barroco mostraba su perspectiva de la realidad con las fortalezas y las debilidades del ser humano, por lo cual prefería manifestar lo cotidiano antes que la perfección.

Es frecuente encontrar marcadas diagonales en las pinturas, así como cierto desorden y evidente movimiento. Lejos de asemejarse a una pose, las pinturas suelen parecer un momento congelado en el tiempo, una actividad que fue retratada a mitad de la faena. Algunos de sus mayores exponentes fueron Caravaggio y Rubens. Entre sus temáticas frecuentes podíamos encontrar:

  • Contextos directamente religiosos, representando escenas y personajes de la biblia.
  • El día a día de todas las clases sociales, reflejando el pesimismo y la fragilidad del hombre.
  • Variedad de momentos históricos, como pueden serlo los campos de batalla o las firmas de actas importantes.

Escultura barroca

Al igual que la pintura barroca, la escultura barroca destaca por tender más hacia el desorden, a capturar el pleno movimiento, y a esbozar un elevado expresionismo. La temática solía variar entre la católica (los ángeles, la virgen María, los santos…) y la pagana, representando a héroes de la época o a dioses mitológicos. Solían ser hechas de mármol o bronce, y eran usadas para decorar el interior y el exterior de edificios. Gian Lorenzo Bernini es considerado el creador del estilo escultórico barroco.

Arquitectura barroca

La arquitectura barroca hace uso de formas cóncavas y convexas, y son usuales los juegos ópticos. Tiende a tener tantos detalles que incluso puede dar una impresión caótica. Exuda una gran teatralidad, con el fin de causar tanta admiración que esta puede llegar a ser abrumadora; ya que fue diseñada para hacer evidente el poder de los pudientes, de la monarquía y de la iglesia católica. Por todo esto, su primera intención es la de causarle emociones al espectador. Entre los más grandes arquitectos barrocos se encuentran Johann Balthasar Neumann y Louis Le Vau.

Arquitectura de exteriores barroca

En la fachada de los edificios barrocos abundan las florituras, las espirales, las cúpulas y las columnas con excesivos detalles; así como las ventanas de diversas formas. Con sus arcos, estatuas, y relieves, su estilo busca ser llamativo y demostrar tanto magnificencia como solemnidad.

Arquitectura de interiores barroca

Incorpora un notorio dinamismo y movimiento, con ondulaciones y curvas por doquier. Se complementa con la pintura y la escultura barroca, y es común ver muros, techos, y pisos interiores excesivamente decorados; con elementos que además de lucir elegantes y costosos, provocan cierto impacto. Las escaleras complejas e imponentes son otro elemento muy presente.

Jardinería

La jardinería creció mucho durante el barroco, vinculándose con la arquitectura y el urbanismo. Tanto, que pasó a ser considerada «el arte de ordenar la naturaleza según principios arquitectónicos».

En esta época se persiguió lo amplio y lo espléndido, lo ornamental; con tendencia a emular formas geométricas. Aparecieron variados accesorios nuevos, como las islas y las grutas artificiales, los teatros al aire libre, las pérgolas y los arcos triunfales para acompañar a las fuentes y a las esculturas.

Decoración barroca

Durante la época, el estilo barroco se hizo notorio de cada manera posible. Surgieron nuevas técnicas, y la industria artística creció en muchos sentidos. La búsqueda de la grandiosidad hizo necesario el surgimiento de nuevos talentos que trabajaran con diversos materiales. Y, a su vez, el movimiento provocó una profunda impresión e inspiración en el pueblo, causando que florecieran nuevos artistas de manera orgánica.

Los muebles

Con notoria simetría y profusa decoración, el mobiliario barroco es fácilmente distinguible. Los sofás son bajos pero de respaldo ancho, y es común la tapicería con patrones. Las estructuras tienen detalles en espiral, y las patas son, como mínimo, onduladas. Ya sea añadiendo florituras en relieve o más volumen, no hay patas rectangulares en el barroco. Los acabados son clásicos pero excéntricos.

Las paredes

Siguiendo la tendencia exuberante del barroco, es frecuente ver paredes recubiertas con papel tapiz o paneles de madera. Es muy común el diseño floreado, y o bien hay patrones de piso a techo, o se eligen líneas simétricas de aspecto señorial. Los colores a elección son los neutros o los oscuros.

Los pisos

Destacan mucho los patrones de formas geométricas y de flores simétricas, y se utilizan colores sobrios. Recordando que el barroco es lo opuesto al minimalismo, el acabado es recargado y es muy común la decoración con alfombras persas. 

Iluminación y ventanas

El barroco se caracteriza por el contraste entre la luz y las sombras. Esto hace que la iluminación juegue un papel muy importante, por lo que ha de estar cuidada en cada habitación del estilo.

Los candelabros de aspecto costoso son parte principal del decorado. Las ventanas abundan en número o tamaño, y tienen todo tipo de formas sin dejar a un lado la simetría. Las cortinas son grandes, con borlas y detalles añadidos. También son comunes los hermosos vitrales, especialmente en las iglesias.

Accesorios

El barroco nació con el objetivo de demostrar abundancia económica y refinamiento, por lo que una habitación barroca debe ser decorada con opulencia: esculturas, jarrones, almohadones, espejos, cuadros, cajas de madera, y figuras de mármol, porcelana, o cristal. Por lo general, cada mesa debe tener su ornamento.

Literatura barroca

La sociedad de la época estaba pasando por situaciones difíciles. La desesperanza por la pobreza, el hambre, la enfermedad, y la guerra se vio reflejada en la literatura del barroco, llena de general escepticismo, pesimismo, y desconfianza. La visión de lo efímeras que eran las alegrías de la vida se mezclaba con la tendencia pomposa, dramática, y exagerada del barroco. Las obras tenían un estilo recargado, con muchos adjetivos y metáforas. Los autores Miguel de Cervantes y William Shakespeare son perfectos ejemplos de esto.

Teatro barroco

El barroco fue una época de esplendor para el teatro. La fama y las creaciones del mismo estaban en uno de los puntos más altos de su historia. Los temas eran bíblicos, de situaciones cotidianas, hechos históricos, o héroes caballerosos. La comedia, la sátira, y la tragedia eran aclamados por la audiencia. Se construyeron teatros con el característico estilo barroco, y aumentó el comercio alrededor del ámbito.

Danza barroca

Durante gran parte del periodo barroco, la danza fue considerada más un pasatiempo que una profesión. Esto cambió en el siglo XVIII, cuando pasó a ser reconocida como una actividad artística por sí misma, sin necesidad de acompañar a un cantante o a una obra de teatro para presentarse. Además de para el entretenimiento del pueblo, también se usaba como propaganda para demostrar la superioridad de la realeza, así como para impresionar a diplomáticos y políticos.

Luis XIV de Francia fue un gran entusiasta del ballet, el cual de por sí era el estilo de baile más aclamado. El monarca contribuyó enormemente a la profesionalización de la danza al impulsar la creación de la Academia real de Danza en 1661, la primera institución de baile en occidente. Debido a esto, se afirma que el barroco marcó un antes y un después para esta disciplina.

Música barroca

En la música barroca había profusa pasión, armonía, melodía, y contrapunto. Debido a la constante búsqueda de la nobleza y de la iglesia por enaltecerse, los músicos pasaron a ser unos sirvientes más de los que acompañaban a las sociedades adineradas.

En este periodo nació lo que conocemos como música clásica. Asimismo, la ópera fue una destacada protagonista.

A pesar de ser melodías tan antiguas, hay muchas canciones que marcaron la cultura universal y que siguen muy presentes en la actualidad. Las siguientes piezas musicales no solo son memorables, sino que también representan fielmente la época barroca:

  • «Tocata y fuga en re menor, BWV 565» de Johann Sebastian Bach.
  • «El Mesías» de Georg Friedrich Händel.
  • «Las cuatro estaciones» de Antonio Vivaldi.

Vestimenta barroca

La vestimenta durante el barroco era marcadamente clasista. La clase baja vestía de forma cómoda y sencilla para poder realizar sus actividades diarias. Por su parte, la clase alta vestía prendas estrambóticas y sobrecargadas con sombreros, encajes, plumas, y joyería.

Los hombres usaban hombreras, moños, zapatos de tacón bajo, medias de seda, pantalones cortos y abombados, puños de encaje, guantes, y peluca. Las mujeres usaban vestidos de cintura estrecha y falda enorme, con accesorios llamativos en el cuello y muñecas, un elegante abanico en mano, y peinados altos.

La filosofía durante el barroco

La época barroca es conocida como la del inicio de la filosofía moderna. Los exponentes de este periodo, en cierta medida, dejaron a la religión a un lado para avanzar en la filosofía de mano de la ciencia. Como resultado, a través de la filosofía se hicieron contribuciones al avance científico.

De esta manera, durante el barroco surgieron dos corrientes filosóficas importantes y opuestas entre sí:

  • El racionalismo: Según sus autores, es el método válido para adquirir el verdadero conocimiento. Defiende que el saber se obtiene a partir de la razón, del pensamiento, y no de la experiencia. Su mayor exponente fue el filósofo René Descartes.
  • El empirismo: Sus autores afirman que la experiencia y la evidencia, las sensaciones, son la mejor vía para la adquisición del conocimiento. Francis Bacon es considerado el padre del empirismo.

La ciencia durante el barroco

Tras adquirir la perspectiva de que el hombre puede usar el razonamiento y las experiencias para llegar a conclusiones certeras, Galileo Galilei creó el método científico. Se incentivó el pensamiento de que el hombre tenía el poder de usar la lógica y la experimentación para hacer progresos significativos en la ciencia. Es por todo esto que hubo muchos avances durante el barroco. Algunos de los más importantes fueron:

  • En el campo de la astronomía, Johannes Kepler perfecciona el telescopio astronómico y crea las tres leyes de Kepler, desarrollando la teoría de que los planetas giran elípticamente alrededor del sol.
  • En el campo de la medicina, William Harvey es el primero en describir correctamente la circulación sanguínea.
  • Además de su gran contribución como filósofo, René Descartes también fue un gran matemático y físico, y creó la geometría analítica.
  • Isaac Newton nació y falleció durante el barroco, y entre sus hazañas está el descubrimiento de la ley de la gravitación universal.

La política durante el barroco

El barroco estuvo marcado, por lo general, de situaciones adversas en el continente europeo. No obstante, bajo la gestión de Felipe II en el trono, España llegó a ser la mayor potencia de Europa. Por primera vez en la historia, un imperio tenía territorios en todos los continentes habitados. Sin embargo, todo fue empeorando por una serie de factores, entre ellos la Guerra de los Treinta Años.

«La Batlla de Zama» de Giulio Romano.

En su inicio, este conflicto era una lucha armada entre la religión católica y los protestantes. Sin embargo, la intervención de varios países potencia del continente hicieron que se convirtiera en una guerra mucho más grande por motivos no necesariamente religiosos, como lo era el ganar poder sobre las demás facciones de Europa. Esto causó una decadencia política y militar.

Debido a todo este contexto, no era de extrañar la desconfianza generalizada del pueblo, quienes veían a los encargados de gobernar como personas egoístas, corruptas, débiles, y despreocupadas.

Frases célebres del barroco

Por fortuna, durante el periodo barroco surgieron genios de toda índole que hicieron avanzar al mundo. Estos, como ciudadanos de la época al fin y al cabo, supieron manifestar por lo que estaba pasando la población, sus pensamientos y emociones. Las siguientes son algunas de las creencias y perspectivas comunes de aquel entonces, expresadas por eruditos destacados y admirados aún a día de hoy:

  1. Mayor aceptación por la ciencia, así como mayor reconocimiento del hombre como ser capaz de avanzar hacia la verdad a través de los descubrimientos científicos:
  • «Ninguna ciencia, en cuanto a ciencia, engaña; el engaño está en quien no la sabe», Miguel de Cervantes.
  • «En cuestiones de ciencia, la autoridad de mil no vale el razonamiento humilde de un solo individuo», Galileo Galilei.
  1. Entusiasmo por la adquisición del conocimiento:
  • «El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho», Miguel de Cervantes.
  • «La duda es la madre de la invención», Galileo Galilei.
  • «Pienso, luego existo», René Descartes.
  1. La pobreza y la corrupción de la época:
  • «El año que es abundante de poesía, suele serlo de hambre», Miguel de Cervantes.
  • «Si el dinero va delante, todos los caminos se abren», William Shakespeare.
  1. Búsqueda de la conmoción a través del arte:
  • «No deben sólo mirar mis cuadros, no deben sólo contemplarlos; deben sentirlos», Caravaggio.
  • «El hombre a quien no conmueve el acorde de los sonidos armoniosos, es capaz de toda clase de traiciones, estratagemas, y depravaciones», William Shakespeare.
  1. La desesperación:
  • «El infierno está vacío, todos los demonios están aquí», William Shakespeare.
  • «Al nacer, lloramos porque entramos en este vasto manicomio», William Shakespeare.
Redactora de culturary Daniela Márquez

Autora: Daniela Márquez

Licenciada en Letras y en Educación mención Idiomas Modernos, con años de experiencia en la industria del entretenimiento como Traductora Literaria y Escritora de Sinopsis. Más sobre Daniela.

¿Te ha sido útil este contenido?

Compartir artículo