El Realismo Social

Inicio / Movimientos artísticos / Realismo Social

El realismo social es una expresión que se asocia a una corriente artística que tenía el propósito de expandir y resaltar los problemas sociales que vivía la gente entre los años 1929 y 1955 a través de sus obras. El origen del realismo social se remonta al siglo XIX y alcanzó su punto más alto de popularidad en Estados Unidos a mitad del pasado siglo XX. 

Este arte se caracterizaba por la sinceridad de sus autores, los cuales se encargaron de mostrar la realidad de manera directa, cruda y fiel. También estuvo rodeado de acontecimientos importantes para la historia de diferentes países y del mundo, además contó con la representación de diversos artistas. ¿Quieres conocer más sobre estos y otros aspectos relevantes del origen y desarrollo del realismo social como corriente artística? Entonces, sigue leyendo este artículo.  

¿Qué es el Realismo Social?

El realismo social fue un movimiento pictórico o corriente artística y literaria creada con el fin de representar la realidad basándose en la observación de los diferentes aspectos del día a día de la gente de la época, los cuales en su mayoría eran problemas sociales. Todo esto permitió que los artistas pudieran contar con un extenso campo de representación.

El realismo social designó muy particulares conceptos en toda la literatura e historia del arte. Esto fue posible gracias a la asociación de los términos «realismo» y «social», particularmente la designación «cuestión social», es decir, la situación que atravesaban los más desfavorecidos.  

American Gothic, por Grant Wood
«American Gothic», por Grant Wood, 1930.

La preocupación por la clase más vulnerable o baja fue lo que dio lugar a que surgieran los movimientos demócratas del siglo XIX. Así, es correcto considerar al realismo social como un fenómeno mundial, aunque comúnmente se asocie este término con la pintura estadounidense.

Los artistas sociales también estaban comprometidos a luchar en contra de las obras de arte y cualquier clase de estilos que fuera atrayente o que transmitiera emociones de felicidad. Más bien, se concentraron en las crudas realidades que vivía la gente pobre.

Vale aclarar que este movimiento no se relaciona con el realismo socialista de Joseph Stalin en 1934. En principio, el realismo social simboliza una tradición totalmente democrática de artistas independientes que provenían de varios campos artísticos como pintores, fotógrafos, escritores, entre otros. No obstante, cabe destacar que sí tenían algunas ideas en común, pues algunos artistas del realismo social tenían puntos de vista políticos socialistas.

Características del Realismo Social 

Las características que este tipo de arte tiene son muy diversas. Más aún, muchos de estos rasgos derivan directamente del contexto tan convulsionado en el que estos artistas desarrollan su arte.

«Madre migrante», por Dorothea Lange.

Mostrar la realidad

La característica principal de este tipo de arte es que busca transmitir al espectador la realidad tal y como es. Es muy común ver en estas obras pobreza, hambre, los problemas y necesidades de los inmigrantes, entre otro tipo de circunstancias penosas y desfavorables. 

Temas cotidianos y comunes

Algunos de los temas a los que hacen alusión las obras de realismo social, son aquellos que eran comunes y cotidianos para la gente. Estos eran, por ejemplo, las guerras, el trabajo, la vida del campesino, los enfrentamientos, en suma, conflictos del día a día que formaban parte de la realidad del ciudadano de a pie.

Crítica social 

«El Granjero con sus hijos», por Arthur Rothstein, 1936.

El arte del realismo social era una especie de demanda que se expresaba en contra de las malas condiciones sociales que experimentaron muchas personas. El objetivo de esta crítica de los males y deficiencias que se estaban presentando era que tuvieran lugar una crítica a gran escala y, de esa manera, se pudiera cambiar el rumbo de las personas desamparadas.     

Origen del Realismo Social

El movimiento pictórico del realismo social se originó en el realismo europeo del siglo XIX, específicamente en Francia en el año 1848. Tiempo después, en el año 1870, Gran Bretaña también empezó a preocuparse por la gente pobre que vivía en las ciudades.

Ya en el siglo XX este movimiento alcanzó mayor prominencia en los Estados Unidos en la época de entreguerras. Fue una reacción a las dificultades que cada vez experimentaban con más fuerza la gente común. El realismo social también tocó terrenos como la literatura y se expandió en países de América Latina como por ejemplo Venezuela.

Nace en Latinoamérica luego de que se viviera la enorme depresión económica que tuvo lugar en los años 1929, la cual influyó de manera negativa en la economía de toda América. La popularidad del realismo social en esta parte del mundo se encuentra ubicada a mediados del siglo XX, esto como resultado de un tiempo de inestabilidad política, crisis socioeconómica y una serie de dictaduras.    

El Realismo Social en la literatura

El realismo social en la literatura se originó en los años 50 en Europa, específicamente en España, lo que permitió que esta corriente artística también fuera considerada como una forma de literatura aplicada a la generación de la década de los 50. La intención de los escritores del realismo social era buscar la reducción de lo real lo más cerca posible en consonancia con su contexto.   

«El Tungsteno»,1931.

Este movimiento de la posguerra dio un respiro después de ver tanta escabrosidad transmitida por el tremendismo. Asimismo, aunque esta se desarrolla de manera efímera en un país muy dañado debido a la guerra civil, llega en un momento de recuperación luego de haber pasado por un alto grado de destrucción y de pesimismo.

El Realismo Social en Venezuela  

El realismo social en Venezuela tuvo lugar aproximadamente en la década de los 30, ya que después de la muerte del dictador Juan Vicente Gómez, el país experimentó un impulso hacia la transformación. En 1936, con la reforma de la Academia de Bellas Artes, se representó un gran paso en el desarrollo libre de la educación y la cultura.

Asimismo, se aplicaron en el país novedosos planes docentes, lo que permitió el desarrollo de nuevas tendencias artísticas que no rompieron con el dominio que ejercían los maestros del circuito de dicha academia. Gracias a ellos, muchos de los jóvenes que para ese entonces eran estudiantes de arte, tomaron el realismo social como un desahogo para expresar el drama social que se vivía. 

Contexto histórico del Realismo Social 

El contexto histórico que rodeó a este estilo pictórico fue muy variado, ya que como se encontraba en diversos países, en cada nación se desarrollaban acontecimientos distintos. Sin embargo, te vamos a comentar algunos de estos eventos y cómo influyeron en el origen y desarrollo del realismo social.

La Primera Guerra Mundial: Punto clave para la prominencia del realismo social

Estados Unidos se vio hundido en una crisis económica agrícola y esto ocurrió luego de la Primera Guerra Mundial. Las causas fueron la sobreproducción, el desplome de los precios y que el clima político no era el más favorable posible.

«Trompetistas del Primer Ejército de Caballería», Grékov, 1934.

Ello ocasionó que fueran despedidos un gran número de trabajadores y que aquellas explotaciones agrícolas de menor tamaño se endeudaran. En este momento apareció la FSA, una agencia diseñada para combatir la pobreza rural que se estaba viviendo.

Dicha agencia contrató a varios fotógrafos, cuyo objetivo era recolectar evidencia de que, aunque había una necesidad, se estaba satisfaciendo gracias al programa FSA. Gracias a esto se creó el proyecto de fotografía documental más famoso de la historia. En tal sentido, el realismo social abarcó el sector artístico de la fotografía.

El realismo social y los Proyectos de arte de la WPA y del Tesoro 

Este fue un programa que se generó en 1933, y cuya administración fue la agencia New Deal, la cual empleó a un gran número de personas que estaban desempleadas. El objetivo era llevar a cabos varios proyectos de obras públicas, lo que incluían la construcción de carreteras y edificios públicos.

«Franklin D. Roosevelt», promotor del New Deal.

La WPA empleo a artistas, escritores, músicos y actores en pequeños pero famosos proyectos de arte, medios de comunicación, alfabetización y teatro. Una gran parte de estos artistas estaban asociados al movimiento del realismo social, el cual se convirtió en uno de los más importantes durante este periodo de crisis.

El racismo en Europa y el realismo social 

Con el surgimiento del fascismo en Europa, específicamente en Italia, una gran cantidad de artistas estadounidenses se distanciaron del arte abstracto, inclinándose así por los estilos de la pintura realista. Esto significó para aquellos regionalistas la disfunción de un enfoque idealizado e incluso hasta machistas de parte del pasado agrario estadounidense.

Sin embargo, muchos artistas sintieron que había la necesidad de un arte que fuera más consciente en sentido social. Algunos de ellos se inclinaron por documentar el coste de vidas que habían dejado las tragedias económicas y también políticas de aquella época tan dura.

El expresionismo abstracto, la Segunda Guerra Mundial y el realismo social 

En 1940 llegó el expresionismo abstracto y fue entonces cuando el realismo social pasó a un segundo plano. Además, debido a la Segunda Guerra Mundial, un gran número de los artistas que trabajaban para la WPA empezaron a trabajar para la oficina de información de guerra estadounidense haciendo material visual como carteles en pos de la guerra.

«En blanco II», por Vasili Kandinsky, 1923.

Sin embargo, una vez que acabó la guerra, muchos de los artistas del realismo social continuaron en este tipo de arte hasta el año 2000. Estos siguieron trabajando la modalidad de temas que tenían que ver con la realidad de la sociedad.                     

Artistas, autores y obras del Realismo Social

El realismo social contó con la representación de muchos artistas, además de escritores y poetas. A continuación, haremos un breve repaso de algunos de estos y de sus obras más importantes.

André Fougeron

Este fue uno de los artistas que más ajustado estaba al lineamiento del realismo social y uno de los más famosos dentro de dicho movimiento. Tiempo más tarde, este artista declaró que para él cada obra que realizaba no era más que un simple testimonio o decoración.

Civilización atlántica se expuso en el año 1953, y en la actualidad se encuentra en Londres, específicamente en el Tate Modern. Parisiennes au marché de 1948 y que ahora se encuentra en el Museo de Arte Moderno. Los membrillos o La cocinera dormida de 1947 y pertenece a una colección particular.

Renato Guttuso

Este fue uno de los pocos artistas que pudo cruzar la fina línea que dividía el realismo social y la política de la posguerra. Entre los países en los que expuso sus obras se encuentran Londres y Nueva York. Y en la década de los 60 sus pinturas aparecieron en algunas exposiciones que iban dedicadas al nuevo realismo y al Pop Art.

La Erupción del Etna de 1938 a 1939, hoy día la puedes ver en la Galleria Nazionale d´Arte Moderna e roma. La playa de 1955 a 1956 y que está en la Galleria Nazionale de Parma. La discusión, de 1959 a 1960, hoy la puedes ver en el Tate Modern de Londres.

Otros artistas del realismo social son:

  • John Steuart Curry.
  • Thomas Hart Benton.
  • Aaron Douglas.
  • Edward Hopper.
  • Rafael Soyer.
  • Will Barnet.
  • Ben Shahn.
  • Arnold Blanch.
  • Romare Bearden.
  • Isaac Soyer.
  • Jacob Lawrence.
  • Reginald Marsh.
  • Paul Meltsner.
  • Moses Soyer.
  • Horace Pippin.
  • Walt Kuhn.
  • Philip Evergood.
  • Grant Wood.
  • Isabel Bishop.
  • Jack Levine.
  • Philip Guston.
  • John Augustus Walker.
  • Ralph Ward.
  • Adolf Dehn.
  • Paul Cadmus.
  • Louis Lozowick.
  • Doris Lee.
  • Robert Gwathmey.
  • Harry Sternberg.
  • William Gropper.

Autores del realismo social y algunas obras

Representantes del realismo social Mexicano
«Representantes del realismo social Mexicano», Frida Kahlo y Diego Riviera.

Entre los autores, poetas y escritores del realismo social están los siguientes:

  • Carmen Martín Gaite con su popular novela El balneario.
  • Gonzalo Torrente Ballester con su trilogía Los gozos y las sombras.
  • Rafael Sánchez Ferlosio con El Jarama.
  • Luis Goytisolo y su Antagonía.
  • Miguel Delibes con La sombra del ciprés es alargada.
  • Camilo José Cela, premio Nobel de Literatura en 1989. Su obra cumbre llega con La familia de Pascual Duarte.
  • Ignacio Aldecoa con la novela Gran Sol.
  • Juan Benet y su novela Volverás a Región.
  • Juan Marsé con Encerrados con un solo juguete.

El realismo social fue un movimiento artístico que comprendió diversas regiones, países y realidades culturales, algunas muy distintas entre sí. Sin embargo, existe un elemento que conecta a todos, y es la representación fiel de las problemáticas sociales, así como el afán de denuncia de ciertas desigualdades. Para conocer más al respecto, te invitamos a revisar nuestros artículos relacionados.

Autor: Luis Avalos

Literato, especialista en poesía latinoamericana, y estudioso del arte en sus variadas expresiones. Mi objetivo es que conozcamos juntos el desarrollo del arte escrito de forma sencilla, amigable y entretenida. Más sobre Luis.

¿Te ha sido útil este contenido?

Compartir artículo