El Primitivismo

Inicio / Movimientos artísticos / Primitivismo

En un sentido amplio de la palabra, se puede definir al primitivismo como a los artefactos y el arte de los pueblos considerados como «primitivos». A pesar de que el arte primitivista tiene sus raíces en el arte primitivo, el término se amplió de forma inesperada dentro del siglo XIX.

Este término no solo se refiere al arte de los pueblos más antiguos, sino que se asocia a piezas inspiradas en ciertas civilizaciones, reflejando lo sencillo y natural. Cabe señalar que, a pesar de poder considerarse como una de las vanguardias del siglo pasado, su historia va mucho más allá, ¿Te gustaría saber más de ella? ¡Entonces sigue leyendo, créenos que no te arrepentirás!

Una de las principales preguntas que se suele hacer con relación al primitivismo es si se trata de una de las vanguardias tan conocidas dentro de Europa, la respuesta sigue generando discusión en torno a ello. Poder pensar y mencionar características específicas no bastaría, así como pensar en los elementos que estuvieron antes que ella para su creación. El impacto artístico y social en la historia es tan grande, que siempre es importante conocer el origen de las cosas, como es el caso del primitivismo.

¿Qué es el primitivismo?

Poder definir un elemento como el primitivismo no es fácil, algunas personas dirían que se trata de un movimiento artístico, mientras que otras lo consideran una corriente. En esencia nace como una necesidad de generar algo nuevo hacía el arte occidental, pues en muchas ocasiones se estableció como la perspectiva del origen; es decir, se busca volver a lo simple, al origen de las cosas en la que el arte era «sencillo», buscan lo pintoresco, a lo sublime, también se vincula el término con el «naif», proveniente de los pueblos africanos, pero no por ello el primitivismo se limita a ello.

El-Sueño de Henri Rousseau, obra de arte primitivista
«El Sueño» de Henri Rousseau, 1910.

Dentro del periodo de tiempo en el que se origina era usual que se buscará la técnica, por lo que este movimiento llegó a romper con todos los elementos esperados. Es lo que lo hace tan especial e importante; pensar en el primitivismo es recordar elementos antiguos, cotidianos y que basaban en lo sencillo, teniendo como eje principal lo alegre, la comunicación y la propia vida.

¿Cuándo se originó el primitivismo?

El primitivismo se originó a finales del siglo XIX en Rusia, se buscaba un lenguaje directo en relación con otros tipos de arte. No tomó mucho tiempo para que tuviera importancia dentro del mundo del arte. Esto se debe a la búsqueda de la ruptura del concepto de la ilustración: predominancia de la razón y la experiencia. Hay que tener en cuenta que un elemento artístico no toma fuerza por sí solo, se necesita de elementos sociales y culturales para nacer, por lo que el primitivismo comenzó como una manera de queja hacía ciertos elementos de la estructura de la época.

¿Pero qué era lo que tanto molestaba? Muchos pensadores y artistas de la época se desilusionaron de la nueva perspectiva que la industrialización y la Gran Guerra dejó tras de sí, pues la moral y los valores de la sociedad no eran lo que se consideraba adecuado. Por ello se tomó al primitivismo como una forma de volver a lo que consideraban adecuado y correcto, creando una forma de desahogo tanto social como culturalmente.

Un retorno de valores

Las obras artísticas fueron los primeros elementos en los que el primitivismo resonó, pues corrompió el arte académico, volviendo a lo natural; llevando así, una crítica profunda a ciertos aspectos culturales y sociales de las ciudades europeas. Poco a poco comenzó a tomar mayor fuerza en países como España y Francia, mostrando que no solamente se consideraba como un tema, sino como un llamado social por medio de la renovación de un lenguaje. Más aún en lo referente a lo visual, pues fue donde tuvo mayor impacto, debido a que era uno de los elementos más utilizado en el arte dentro de la época.

La rebeldía del pensamiento y el significado que se le había asociado, hizo que las personas adoptaran el movimiento, debido a la ruptura de la idea de «ciudades sofisticadas», creando así una cultura o visión de la cultura relacionada con elementos propios y de la comunidad.

Características del primitivismo

Como ente social es normal que nos sintamos más cómodos por medio de lo familiar y de lo cálido; por ello, el alejamiento del arte de élite no se hizo esperar. Varios artistas comenzaron a dar vida a la nueva reinterpretación a lo primitivo, o bien, un aire fresco a la historia por parte del primitivismo.

Arearea obra del movimiento primitivismo
«Arearea» de Paul Gauguin, 1892.

Al ser un elemento tan emblemático, tuvo características definidas. En ocasiones se ha relacionado de manera estrecha con el arte africano o pueblos prehispánicos no occidentales, aunque sus características van más allá de dichos elementos, pero siempre en relación con lo tradicional, lo colorido y lo popular. Algunas de las características del primitivismo son:  

Técnica

Uno de los prejuicios del primitivismo, por parte de aquellos que defendían el «arte culto», era que los elementos artísticos estaban mal ejecutados y descuidados. Cabe señalar que esto no era así, la técnica se encontraba realizada de forma adecuada con relación a lo que el primitivismo quería reflejar. Si bien, los artistas se enfocan muchas veces en la pintura y con ello la utilización de lienzos para mostrarlo, tenían como materiales principales:

  • Piedra.
  • Marfil.
  • Hueso.
  • Madera.
  • Metal.

Eran elementos utilizados por las tribus o pueblos primitivos originalmente, algunos fueron retomados con mayor medida dentro de las obras artísticas.

La pintura para dar vida a cuadros, máscaras o alguna escultura no era tan diferente a las tonalidades que utilizaban los artistas de élite. Era usual encontrar la pintura a base de pigmentos minerales, vegetales, e incluso, animales; buscaban involucrar a la naturaleza en todo su proceso creativo, haciendo que todo se unifica con el arte, sintiéndose propio.

Tal vez, una variante muy acentuada entre los diferentes tipos de arte, era la manera de utilizar las herramientas para la creación de la misma. En el «arte primitivo» no se tenía tanto cuidado con las herramientas, lo que le daba ese toque rústico, mismo que adoptó el primitivismo, pues creaba una sensación de naturalidad y no de una pieza forzada.

Cabe señalar que no por el hecho de trabajar con los utensilios de esa forma se descuidaba el trabajo, al contrario, era la técnica que lo hacía tan representativo. Esto se podía ver también en el manejo de las pieles, las cuales en muchas ocasiones servían como lienzos para diversas pinturas, o bien, como elementos para apoyo en otros proyectos artísticos.

Visión

La visión que los artistas primitivos tenían originalmente no es tan clara. Los más críticos lo llegan a vincular incluso con lo grotesco. Sin embargo, la perspectiva de aquella época era muy diferente, por lo que puede que solo se trate de la visión que se tenía del arte primitivo dentro de la sociedad y vida diaria que se desarrollaba.

Los artistas que se desenvolvieron en el primitivismo, tomaron lo que ellos consideraban como elementos principales en el movimiento, entre las influencias principales se encuentran:

  • Mitos.
  • Ritos.
  • La naturaleza.
  • Emociones.

A partir de ello es que la visión del primitivismo comenzó a tomar sus propios elementos, pero siempre recordando los elementos principales que lo definían como único. Sin embargo, cabe señalar que, a partir de sus principales influencias, se desarrolló una combinación de características, dando como resultado elementos sorprendentes.

Las vanguardias y lo primitivista

Decir si el primitivismo es una de las primeras vanguardias o no (como ya se mencionó), siempre ha sido una discusión. Si se piensa de manera cronológica se podría descartar, pues las vanguardias, de manera formal, se desarrollaron a partir del siglo XX. En cambio, si se piensa en la ruptura de modelos anteriores, con el propósito de hacer una queja social o artística hacía algún elemento, lo primitivista, bien se podría considerar un pionero de las vanguardias.

Pintura Merahi metua no Tehamana
«Merahi metua no Tehamana» de Paul Gauguin, 1983.

A pesar de ello, se puede establecer como un movimiento o corriente que rompió las barreras ante elementos sociales y culturales de la época. Esto lo hizo con el fin de buscar la imaginaría popular y poner un frente a los elementos y valores que la ilustración tenía tras de sí, pues causaban cierta controversia en círculos específicos de la sociedad.

Autores destacados del primitivismo

Muchos fueron los autores que intervinieron en la corriente primitivista, pero algunos de los que destacan como representantes son:

Mark Tobey

Fue un artista norteamericano que incursionó en el expresionismo abstracto. Sin embargo, y ante sus innovaciones artísticas, llegó a participar en el primitivismo, debido a que le interesaban mucho los temas relacionados.

Anda Mendieta

Fue una artista de origen cubano, enfocada en el arte conceptual y en la pintura. Sus principales obras se enfocaron en el land art (arte terrestre). A pesar de ello, incursionó en el primitivismo, pues le llamó su atención las características principales de la corriente. Su inspiración, fueron elementos del norte de África, pero también de sus raíces natales de Cuba.

Franz Kline

Fue un pintor estadounidense con un interés principal en el expresionismo abstracto. Sin embargo, se sentía atraído por el primitivismo debido a la simplicidad, espontaneidad e intensidad; elementos característicos de su propia obra, así como de la corriente. Le gustaba innovar por medio de esto, por lo que fue un gran representante del primitivismo.

Olga Sacharoff

Fue una pintora española de origen ruso con un estilo que recorrió un sinfín de vanguardias. Uno de los elementos que experimentó fue el primitivismo, al que le dio su toque único, nutriendo su versión del movimiento por medio de otros elementos que ya conocía y en los que se sentía cómoda trabajando.

Cada uno de ellos tenía su estilo propio, pero siempre buscaron el cambio estilístico, social y político, el cual se reflejó en sus obras.

La influencia del primitivismo en lo social y político

Como ya se ha mencionado varias veces, el primitivismo tuvo una fuerza cultural dentro de la época, pues se contraponía a los elementos establecidos por la ilustración. Sin embargo, el peso del movimiento no solo se hizo presente dentro de dicha área, también marcó cambios importantes tanto en los aspectos políticos y sociales de la época. Incluso, fue el precursor para un nuevo movimiento que se daría años después: el neo-primitivismo.

El neo-primitivismo

El neo-primitivismo nació en Rusia en 1913, incluso tiene un ensayo o manifiesto titulado Manifiesto del neoprimitivismo escrito por Alejandro Shevchenko, pintor perteneciente a las vanguardias. Dentro del manifiesto se encuentra la propuesta de mezclar elementos de diferentes movimientos de las vanguardias, como el cubismo, con motivos del arte popular en Rusia.

Esto nació a partir de la contraposición hacia el arte simbolista del movimiento de la Rosa Azul. A pesar de que el primitivismo toma bastantes ideas del primitivismo, se llega a considerar incluso como un movimiento antiprimitivista, pues cuestiona ciertos valores que el primitivismo contiene dentro de sus orígenes.

Conclusiones finales

El primitivismo es un elemento muy importante dentro de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, pues a partir de estos años es que surgen los movimientos contra el arte que se consideraba como de élite; incluso entre dichos movimientos surgieron nuevos movimientos para contraponer ideas, de ahí la época de las vanguardias, pero eso es un tema que podrás encontrar en algún otro artículo dentro del sitio.

Obra Tigre en una tormenta tropical
«Tigre en una tormenta tropical» de Henri Rousseau, 1891.

No obstante, se debe recordar todo lo que el primitivismo significó y los resignificados que tuvo posteriormente. Desde tomar en perspectivas movimientos artísticos como lo primitivo, el cual siempre fue criticado por las personas de «arte de élite» hasta resignificar elementos de lo cotidiano y volver al principio, fue algo que lo hizo importante, y no solamente para las personas de arte, sino para toda una época, pues a partir de ello es que pudieron expresarse de nueva cuenta. El primitivismo es la esencia de lo bello sin buscar agrandar lo que ya es grande por sí mismo.

Autora: Karen Soto

Poeta, artista y literata con enfoque en Las Bellas Artes y en La Edad Media. Diplomado en gestión cultural, promoción cultural y fomento lector. Apasionada por la poesía y la pintura, con años de experiencia en ambos rubros. Más sobre Karen.

¿Te ha sido útil este contenido?

Compartir artículo