La Danza

Inicio / Bellas Artes / La Danza

La danza es una de las Bellas Artes que más está relacionada con la naturaleza del hombre. Ha formado parte de la historia, la expresión y la evolución del ser humano con el paso del tiempo. Es por eso que queremos que conozcas su historia, origen, elementos y los diferentes tipos que existen hasta la actualidad. ¡Comencemos!

Definicón de Danza

Es la bella arte donde la comunicación parte de la expresión corporal, realizando movimientos rítmicos que pueden ser llevados a cabo con o sin música. 

¿Qué es la danza?

Muchas personas piensan que la danza es únicamente los movimientos bien realizados, con técnica, cuando realmente no es así. La danza son los movimientos del cuerpo al estar escuchando una música de fondo o siguiendo un ritmo propio. Puede llevarse a cabo por muchos factores, ya sea por gusto, como medio de expresión o de entretenimiento.

Origen de la danza

Las pinturas rupestres encontradas con antigüedad de más de 10.000 años, mostraban figuras danzantes, asociadas en su mayoría a rituales. Como por ejemplo, había danzas para atraer las lluvias, danzas curativas y hasta comunicativas.

Pinturas rupestres sobre la danza

El hombre de ese entonces veía vida en los movimientos, siendo un medio de desahogo y de expresión, aunque para ese tiempo no fuese interpretado todavía de esta forma.

Historia de la danza

Las primeras personas en comprender la danza como una manera de expresión fueron los griegos. De hecho, la danza de la Antigua Grecia, se vinculaba con el culto Dionisio, formando parte de las prácticas teatrales, junto con la música y la poesía.

La historia de la danza

Como todas las Bellas Artes, la danza fue evolucionando a medida que el ser humano también lo hacía, pero a diferencia de las demás, esta tuvo un impacto mucho más fuerte en las ideologías de esos momentos, llegándose a considerar como algo incorrecto.

En Egipcio, las danzas eran más que todo usada para actos ceremoniales, mientras que en Roma se empleaba más como motivo de celebración. Sin embargo, acá empezaron los problemas, (150 años antes de Cristo).

La danza: un acto peligroso

Todas las escuelas romanas de baile cerraron debido a que la nobleza considero que la danza era un acto peligroso, les parecía extraño y por ende, decidieron prohibirlo.

Para este momento se introdujo un nuevo tipo de danza llamado pantomima, el cual era más un estilo de mímica, no participaba la voz, solo los gestos y figuras.

En la edad media la iglesia rechazaba a la danza, llegando a ser considerada como una de las principales promotoras de promiscuidad sexual. Debido a esto surgieron muchas revelaciones y tipos de danzas de manera oculta, como la danza de la muerte. 

Una visión diferente 

Después de un tiempo, surge una nueva visión con respecto a la danza y el cuerpo. Tomando parte de la visión antigua, observaron a la danza como algo artístico, que se le podía sacar un provecho mayor. Así fue como nacieron los primeros centros de danza.

Tanto fue su aceptación que en 1661, Luis XIV de Francia, autorizo al establecimiento Real Academia de la Danza. De hecho, en los años siguientes el ballet se convirtió en una disciplina reglada.

Renacimiento de la danza

Sucedieron muchos acontecimientos, como la primera Guerra mundial, donde después de tanto caos, hubo una gran reflexión sobre muchos temas, entre ellos, la danza. Fue aquí donde esta arte empezó a tomar un valor más individual. Surgió el renacimiento del ballet y las primeras manifestaciones de danza moderna.

Mientras más terreno iba agarrando, más reglas empezó a romper, estando cada vez más cerca de la libertad que merecía. La música con influencias latinas, africanas y caribeñas, inspiraron la creación de las salas de baile, y las danzas como la samba y el tango.

A partir de los años 50 nacieron muchos otros tipos de danza más individuales, como el rock and roll y el break dancing. Hoy en día la danza sigue expandiéndose, pero sin borrar el camino recorrido.

Elementos que conforman la danza

La danza está compuesta por diversos elementos que se relacionan entre sí, los cuales el público interpreta como lenguaje expresivo. Su utilización no es siempre uniforme, pero siempre se usan. Estos elementos son los siguientes.

El movimiento

Acá entran todos los cambios de movimiento que tiene el cuerpo durante el baile. Pueden ser más cortos, largos o lentos, según el estilo de baile que se esté haciendo.

Ritmo

La secuencia temporal que suelen tener los cuerpos al escuchar o sentir determinado ritmo. Esto es lo que hace que el baile ocurra de manera sincronizada con la música.

Espacio

El lugar en el que se produce la danza, teniendo que adaptarse a las medidas del sitio en donde se encuentre. 

Estilo

Puede ser tanto algo personal como neutro, enfocado al tipo de danza que se esté ejecutando. Los estilos clásicos siempre se suelen diferenciar de los más modernos o rápidos. Esto es lo que los hace diferenciarse uno de otro, el estilo con el que se ejecutan.

Expresión corporal

La expresión corporal se refiere más a la escenificación del cuerpo, buscando reflejar o trasmitir algo. Es la utilización del cuerpo como vehículo de expresión. Puede llevarse a cabo a través de poses, movimientos o pasos improvisados.

Tipos de danza

Existe una enorme diversidad de estilos de danza, cada una con su contexto cultural e historia individual. Sin embargo, podemos agruparlas de manera general en las siguientes categorías.

Danzas folklóricas

Son las propias de las comunidades locales, generalmente pequeñas, heredadas de la época antigua, por ancestros desconocidos. Sin duda alguna, es una de las que más guarda sentimientos detrás. El estilo que tiene está inspirado en las manifestaciones, buscando ser libre y expresivo al cien por ciento.

Danzas urbanas

Acá podemos encontrar muchos de los estilos actuales que vienen de la mano del ritmo urbano, como danzas enfocadas en el estilo diario, yéndose siempre por la modernidad. Las tendencias, por lo general, se encontrarán en este tipo.

Danzas de salón

En este tipo de danza entran el conjunto de bailes en pareja, que se practican de manera social, ya sea en fiestas, en grupos, o en salones como demostración coreográfica. Algunos ejemplos de estos, son: el tango, el bolero y el Valls.

Autora: Gabriela Torres

Especialista en artes, literatura e historia cultural. Diplomado en Producción Audiovisual. Aficionada al teatro y a la literatura, con un grandísimo amor por el análisis y la interpretación de obras de arte. Más sobre Gabriela.

¿Te ha sido útil este contenido?

Compartir artículo