Nueva objetividad

Inicio / Movimientos artísticos / Nueva Objetividad

En la historia de la humanidad han existido diversos tipos de movimientos artísticos que han dejado una profunda huella en el mundo actual. Uno de estos es la Nueva Objetividad, la cual nació en Alemania en 1920. Aquí te contaremos en qué consistía este movimiento artístico y cultural.

¿Qué es la Nueva Objetividad? 

La nueva objetividad es un movimiento artístico alemán que en 1920 ya tenía como objetivo principal ir en contra del expresionismo. Este término debe su nombre a Gustav Friedrich Hartlaub que para la época estaba en la dirección de la Kunsthalle de Mannheim quien usó la frase nueva objetividad como nombre de una exhibición de arte en 1925.

Esta exhibición transmitía el rechazo por la auto implicación, el anhelo y el idealismo romántico y a los anhelos intelectuales. Además de hacer un llamado a las armas para conseguir la colaboración conjunta, la nueva objetividad se vio reflejada en algunos campos como la arquitectura, la música, la literatura, la fotografía, entre otras áreas.

Obra de arte de la nueva objetividad
«Descendimiento de la cruz» de Max Beckmann, 1917.

Este movimiento terminó cuando colapsó la República de Weimar y Alemania fue tomada por el gobierno o partido nazi. Sin embargo, aun en la actualidad las obras de la Nueva Objetividad siguen teniendo un significado cultural.

Características de la Nueva Objetividad

Cada artista de la Nueva Objetividad quiso atender a diferentes temáticas, pero todos ellos mantuvieron un hilo conceptual en el que concordaban sus propósitos. De esta manera, se puede identificar varias características en la Nueva Objetividad:

Se retoma la base del realismo

Surge en contraposición del expresionismo buscando mostrar una realidad más enfocada a lo social y lo político, conservando el pudor y lo racional. No se trata de mostrar el sentir propio del artista, sino lo que es realmente la sociedad de aquel entonces.

Se conservan los avances vanguardistas

El uso de los colores y las técnicas que el expresionismo y el fovismo habían establecido se conservaron para vivificar los matices del mensaje. Así mismo, se pueden encontrar obras que apelan al verismo a través del fotomontaje y la simultaneidad de la visión para dar potencia a la representación. 

Se incluye la figuración 

Uno de los aspectos más notorios era el dominio y descaro de la sociedad burguesa de la época. Por ello, en la nueva objetividad se usó la figuración como alternativa conservadora al expresionismo para desenmascarar que la dominación de los más pudientes era decadente. 

Caricaturización 

Las escenas de la Nueva Objetividad se plasman en un estilo caricaturizado como burla hacia lo que la sociedad valoraba como superior. Las figuras estilizadas, el brillo y la delgadez de la capa de color transmitían el mensaje de que los personajes eran solo apariencia y mentiras. 

Temática social y poca religiosidad

En la Nueva Objetividad se abordó muy poco el tema religioso, pues esta no tenía tanta influencia en el estilo de vida de la sociedad de la posguerra. Más bien se centró en las carencias de la gente común, en lo superfluo de la política y animosidad que reinaba en el ambiente.

Origen de la Nueva Objetividad

Este movimiento surge como contraparte del estilo introspectivo e indecente del expresionismo, el cual era muy popular en la sociedad europea occidental y en parte del oriente a finales de la Primera Guerra Mundial. Con este estilo artístico no se lograba representar la nueva situación política y social que se estaba viviendo.

Por eso, ya para inicios de la década de los 20, particularmente en Alemania, se estaba viviendo clima económico y social deprimente. Para poder protestar ante el gobierno, ya no era efectivo hablar de sí mismo, pues no representaba la realidad absoluta.

Fue entonces cuando artistas como Otto Dix, George Grosz, Conrad Felixmüller y Rudolf Schlichter, decidieron enfocar los aspectos que más importaban a la sociedad en general y no los suyos propios. 

Estos artistas se dividieron en dos grupos: los llamados veristas, que enfocaron la depresión y la fealdad del semblante colectivo; y los del realismo mágico, que apuntaban a los avances y la necesidad de seguir progresando para mejorar la vida cotidiana.

Contexto histórico de la Nueva Objetividad

Los acontecimientos que se llevaron a cabo en torno a la Nueva Objetividad, tanto previos como posteriores a su inicio, tuvieron una injerencia fundamental en el establecimiento del movimiento artístico, así como de su aceptación. Aquí destacamos los más relevantes:

El cambio de poderes

En noviembre de 1918 se llevó a cabo una revolución que derribó a los Hohenzollern del trono imperial alemán. Esto permitió que varios movimientos artísticos pudieran liberarse y presentar sus obras, las cuales habían alimentado en los años previos con la dominación de la República de Weimar. Estas obras abarcaron el teatro, la pintura, la literatura, la poesía y la arquitectura.

La decadencia de la sociedad

Producto de la guerra, la economía de la población en general de Alemania estaba en el suelo, pero había un pequeño grupo –los burgueses- que no se vieron afectados. De hecho, algunos habían podido lucrar con la guerra a costa de la vida de los soldados que quedaron en la miseria. Este fue un tema recurrente en las obras de la Nueva Objetividad.

Cambio de público objetivo

A diferencia de los movimientos artísticos previos, en la Nueva Objetividad no se necesitan demasiados conocimientos ni hacer una introspección profunda para entender el mensaje. Es más, se puede decir que la idea era que las masas comprendieran el mensaje y lo apoyaran.

Las ansias de paz

Los intelectuales promovían la desmilitarización y que los gobiernos se centraran en cubrir las necesidades del pueblo que tenían a su cargo. Por ejemplo, Grosz, que había ido a las filas en 2 ocasiones antes de 1918, plasmó la cruda verdad de la guerra, sangrienta, imparcial, mortal y profunda. Lo cual tocó el corazón del pueblo que lo había vivido en carne propia. 

Otras regiones del mundo sucumben al desastre

Uno de los puntos de inflexión que provocó la expansión de la Nueva Objetividad hacia América fue la depresión económica que atravesó Estados Unidos en 1929. La creación de la Unión Soviética creaba zozobra sobre la estabilidad de la paz. Por su parte, Japón invadía Corea y algunas regiones de China. Todo esto era el resultado de la lucha de poderes y del descuido del pueblo.

La Nueva Objetividad en las artes visuales

Esta se vio claramente reflejada en las artes visuales, para ser más específicos, en la pintura. El arte de este movimiento representaba el rechazo del impulso vanguardista de la abstracción y era una sátira para la corrupción que se vivía en esa época.

Artista de la nueva objetividad
Otto Dix, uno de los principales artístas de este movimiento.

La nueva objetividad en el arte visual también exponía la ineficiencia y desmoralización republicana de Weimar. Este tipo de arte criticó duramente a la sociedad, a la política alemana, y en cierta medida a toda la humanidad.     

La Nueva Objetividad y la fotografía

August Sande y Albert Renger-Patzsch fueron los pioneros de la nueva objetividad fotográfica. Ambos personajes aportaron documentos ingeniosos y de calidad que estaban enfocados al ámbito fotográfico, los cuales mucho antes habían estado influenciados por la autoconciencia poética. 

Por otra parte, en la nueva objetividad fotográfica también se incluye el trabajo de Karl Blossfeldt, en el cual las plantas eran las protagonistas. Así mismo, otros artistas fotografiaban objetos de la vida diaria, la arquitectura, productos industriales y al mismo ser humano. 

La arquitectura y la Nueva Objetividad

Este movimiento también causó un gran impacto en la arquitectura, sobre todo porque después de que terminó la Segunda Guerra Mundial hubo mucho trabajo que hacer en el campo de la construcción. También se le conoce a la arquitectura de objetividad como New Building o Neues Bauen.

La nueva objetividad en la arquitectura fue como un salto a lo moderno, utilizando elementos puros en las construcciones. Esta se caracterizaba por poseer mucha orientación, estilos distorsionados, materiales insólitos y formas experimentales.

Los principales materiales que se usaban en la arquitectura de la objetividad eran el hormigón, el acero y el vidrio. Estas edificaciones eran, por lo general, menos majestuosas que otras, sin darle mucha importancia a su escala o magnitud.

Obras más importantes de la nueva objetividad

Estas son algunas de las obras más relevantes y polémicas del movimiento artístico nueva objetividad.

  • Tríptico del Carnaval por Max Beckmann, 1943.
  • El Metro de Lily Furedi, 1934.
  • Agricultores industriales de Georg Scholz, 1920.
  • Retrato del escritor Max Herrmann de George Grosz, 1925.
  • Autómatas republicanos de George Grosz, 1920.
  • Primer Dinero de Cagnaccio di San PietroI, 1928.
  • Jugadores de Cartas de Otto Dix, 1920.

Principales artistas de la nueva objetividad   

La Nueva Objetividad está representada por una diversidad de artistas. A continuación, mencionaremos brevemente algunos de estos.

George Grosz

Este es un artista alemán que en sus comienzos quiso ser un dibujante de cómics. Sin embargo, se inclinó por copiar obras de maestros como Rubens, también trabajó como caricaturista en los periódicos de su localidad.

Luego se encuentra con la influencia de Daumier y Goya en París, así que se involucra en la simplificación de las formas y en el expresionismo como lo hacían los jóvenes de su época. Pero luego llegó la Primera Guerra Mundial, lo que marcaría un quiebre en su carrera en cuanto a estilo.

Este artista empezó a crear cuadros urbanos apocalípticos, y a retratar la violencia que se vivió en ese momento. George Grosz murió en su madre patria en 1959 a causa de una caída por las escaleras.

Georg Scholz

Este fue un pintor del expresionismo y podemos decir que fue casi un activista de la Nueva Objetividad. Estaba entre los personajes que Hitler quería desaparecer. Dicho artista empezó su carrera muy joven, hizo una pausa para cumplir con su servicio militar en la Primera Guerra Mundial y luego, al volver, se concentró en la pintura.

Fue uno de los que lideró el movimiento de la Nueva Objetividad en la década de los años 20 antes del régimen nazi. Llegó a ser profesor de arte de reconocidas casas de estudio. Sin embargo, su carrera no duró mucho, pues en 1931 fue obligado a dejar la pintura y se le tildó de ser un artista degenerado.

Era un fiel defensor de una pintura exterior. Georg Scholz tuvo la oportunidad de ser enfermero en la Primera Guerra Mundial, lo que le ocasionó una depresión nerviosa aguda que a su vez lo llevó a tener un estilo dramático y oscuro al pintar.

La temática de sus obras eran principalmente la violencia y la crueldad. Fue un pionero de la Nueva Objetividad, su arte era provocativo, sarcástico y crudo, en pocas palabras, salvajemente áspero. Sin embargo, sus caricaturas contaban aún más que la misma realidad. Es así que llevó la representación cruda de la realidad al extremo, lo que lo convierte en uno de los máximos exponentes de este movimiento artístico.

Otto Dix

Sus obras, al igual que las de Max Beckmann eran crudas y provocativas, aunque sarcásticamente ásperas. No obstante, su arte fue quizá la manera más realista de mostrar la verdadera realidad, lo que hace que muchos historiadores del arte lo consideren el máximo representante de la Nueva Objetividad.

Tuvo una educación impecable y sus obras artísticas eran inusuales, pero brutalmente honestas, aunque estaban llenas de mensajes, eran al mismo tiempo bacías de pedantería. Combatió en la Primera Guerra Mundial por algún tiempo y luego, más tarde, la pintura le sirvió para representar los traumas que lo afectaron mientras prestó este servicio.

Después que llegó de la guerra y hasta el momento en el que murió, no encontró lugar entre el nuevo arte que se estaba llevando a cabo en Alemania: el realismo y el arte abstracto.

Autor: Luis Avalos

Literato, especialista en poesía latinoamericana, y estudioso del arte en sus variadas expresiones. Mi objetivo es que conozcamos juntos el desarrollo del arte escrito de forma sencilla, amigable y entretenida. Más sobre Luis.

¿Te ha sido útil este contenido?

Compartir artículo