El Cubismo

Inicio / Movimientos artísticos / El Cubismo

Cuando buscamos en la historia más reciente del arte, encontraremos diferentes propuestas artísticas que han influenciado a numerosos pintores, escritores y músicos. Sin embargo, solo alguno estos lograron obtener un nivel de trascendencia e importancia tan amplio como lo fue el cubismo.

Surgido de la necesidad de representar los objetos y personas de una manera distinta e interpretativa, el cubismo ha desarrollado múltiples escuelas de arte y pensamiento filosófico en las que numerosos artistas pudieron encontrar en este una nueva forma de representar la realidad.

En caso de que estés buscando conocer más sobre el cubismo, su historia, significado e importancia, hemos preparado para ti este artículo que te ayudará a entender todo sobre este importante movimiento artístico. ¡Empecemos! 

¿Qué es el cubismo?

El cubismo es un estilo artístico basado en la composición abstracta de las obras de arte con el objetivo de lograr diferentes composiciones geométricas que formaran la pintura. Los retratos con estilo cúbico pueden ser observados y reinterpretados desde diferentes puntos de vista y ángulos.

Retrato de Pablo Picasso de Juan Gris 1912
«Retrato de Pablo Picasso» de Juan Gris, 1912.

La pintura con estilo cúbico adquiere varias interpretaciones para que los observadores de estas obras de arte puedan contemplar diferentes ideas que componen la pintura. De esta manera, la obra ofrece más de un significado distinto, el cual puede variar dependiendo de la reinterpretación del observador.

Las diferentes pinturas realizadas con el estilo cúbico son fácilmente reconocibles debido a que dentro de su composición se pueden observar varias partes de la pintura que no corresponden a su posición lógica dentro del cuadro.

La persona que observa la pintura tendrá que ir reorganizadora mentalmente para poder contemplar la idea principal del pintor, por lo que su imaginación será estimulada en el proceso.

Origen del término cubismo

El origen histórico del término Cubismo fue originado por el crítico de arte francés Louis Vauxcelles quien, en una de sus reseñas, aseguró que las pinturas cubistas estaban conformadas por formas geométricas y “cubos”.

Esta referencia a los cubos logró trascender hasta tal punto en que el término fue aceptado como una representación de este nuevo estilo artístico.

Se dice que Vauxcelles se encontraba en París para una exposición de arte en la que participaba Georges Braque, quién llevo algunos cuadros, los cuales le llamaron mucho la atención a Vauxcelles. Este, impresionado, se quedó unos minutos contemplado la obra de arte y tratando de entenderla.

Historia del cubismo

El cubismo tiene su origen histórico en Francia de la mano de los pintores Pablo Picasso y Georges Braque en el año 1907. Este nació como una nueva forma de arte que rompía con el estilo artístico tradicional vanguardista para abrir paso a una nueva forma de representación de las figuras en la pintura.

A pesar de que Picasso y Braque fueron los pioneros del arte cubista, sus colaboradores, Juan Gris, y Fernand Léger ayudaron a expandir este nuevo estilo artístico por el resto de Europa por medio de sus pinturas.

En el año 1917, el cubismo comienza a atravesar por una decadencia artística debido a la aparición de nuevos movimientos artísticos, como por ejemplo el surrealismo y dadaísmo, a pesar de esta decadencia la influencia del cubismo siguió siendo notable durante varias décadas.

¿En qué consiste el estilo artístico el Cubismo?

El arte cubista consiste en representar una figura dividida por diferentes secciones, las cuales estarán ubicadas de forma abstracta en varias partes del cuadro. Para esto se hace uso de algunas figuras geométricas como cubos, cuadrados, triángulos y rectángulos.

Esta división y abstracción de la pintura en el cubismo crea una nueva manera de interpretar la obra de arte debido a que la misma deberá ser analizada desde varios ángulos, tanto de manera visual como mental, por lo que el espectador puede tener varias interpretaciones de la misma pintura.

Esta nueva manera de percepción visual estimula la mente del espectador, por lo que en muchos casos se consigue un estado de meditación y contemplación mientras se analiza la pintura y se obtiene una o varias interpretaciones de la misma.

Características del Cubismo

Como todo movimiento artístico y literario, el cubismo tiene una serie de características únicas que lo diferencian. Estas características son las siguientes:

Múltiples perspectivas

Como parte de su concepto artístico, el cubismo desarrolla en sus pinturas diferentes interpretaciones abstractas, las cuales los espectadores de las obras arte deberán de interpretar con el objetivo de brindarle a la pintura una lógica visual.

Dependiendo del artista, cada obra puede tener una o múltiples interpretaciones, las cuales pueden variar dependiendo de la observación de todos los elementos que componen la pintura.

Uso de colores tierra

El cubismo en la pintura hacía uso de colores con diferentes tonos tierra, como pueden ser el gris, marrón, verde oscuro y el azul marino. Por lo general, estos colores no eran muy luminosos. 

A medida que el cubismo artístico fue adquiriendo relevancia, se fueron añadiendo nuevos colores, haciendo uso de una paleta monocromática en la que se fueron integrando y usando nuevas tonalidades para las pinturas.

Visión analítica

Las pinturas con estilo cúbico deben ser analizadas con el fin de organizar mentalmente cada una de las partes que componen la pintura en su lugar correspondiente para que esta pueda tener una lógica visual.

Durante este proceso se produce una estimulación mental y visual en la que se contemplan diferentes ideas sobre la posición correspondiente de cada una de las partes que corresponden a la parte correcta de la figura.

Uso de figuras geométricas

Una de las características más resultantes del cubismo es el uso de figuras geométricas, las cuales tienen el objetivo de separar las diferentes partes de la imagen que el artista quiere representar en el cuadro.

Portrait of Ramón Gómez de la Serna por Diego Rivera
«Portrait of Ramón Gómez de la Serna» por Diego Rivera, 1915.

Figuras geométricas como cubos, triángulos, rectángulos o alguna forma irregular son unas de las características principales del cubismo. Estas figuras eran utilizadas principalmente al comienzo de este movimiento artístico, siendo remplazadas posteriormente con figuras irregulares.

Profundidad espacial

Otras de las características relevantes del cubismo es el uso de la profundidad espacial al momento de representar las figuras dentro de la pintura. La profundidad espacial es una técnica que permiten crear la ilusión de espacios más profundos dentro de alguna parte de la obra.

Haciendo uso de la profundidad espacial, se logra captar más la atención de la persona que se encuentre contemplando la pintura, ya que se centrará más la atención en esos espacios profundos que pueden generar amplitud dentro de la escena de la pintura.

Ángulos múltiples

El cubismo en la pintura intenta reinterpretar una imagen desde diferentes ángulos, por lo que dependiendo de la posición en la que observes la obra de arte podrás obtener una interpretación distinta de la obra, la cual en muchos casos no podrías haber contemplado.

Representación de las figuras

El cubismo intentó cambiar la forma en la que interpretaban los objetos dentro de una pintura, esto con el fin de romper con la idea tradicional heredada desde el periodo del renacimiento, en la cual los objetos eran retratados con exactitud por el pintor.

Sin embargo, según Picasso y Braque, para poder entender el significado de un objeto, este tenía que poder observarse desde múltiples ángulos en lugar de un solo punto de vista, ya que se perdían detalles al momento de contemplar la imagen.

El cubismo se centra en los retratos

La mayoría de las pinturas realizadas que siguen el estilo artístico del cubismo son retratos de personas, esto es debido a que se buscaba hacer lo más fácil posible el análisis de las pinturas ante los ojos del espectador.

Sin embargo, también existen numerosas pinturas en el cubismo que buscan representar los paisajes, al igual que los animales y la naturaleza, para lo que emplean con mucha frecuencia figuras geométricas irregulares.

Posicionamiento de los elementos

La pintura en el cubismo debe ser analizada, reinterpretada y contemplada desde diferentes ángulos, por esta razón el pintor buscaba posicionar algunos elementos de la imagen, colocándolos en algún espacio en de donde la persona debe de analizar y posicionar mentalmente el segmento de imagen en su lugar correspondiente.

Etapas del cubismo

El cubismo, en la historia, tuvo diversas etapas en las que fue adquiriendo diferentes perspectivas con respecto al uso de diferentes técnicas para poder representar sus ideas por medio de la pintura. Estas etapas fueron: 

Cubismo primitivo (cézannesco) 1907 – 1909

El cubismo primitivo fue un periodo contemplado entre los inicios de este estilo artístico entre los años 1907 y 1909, cuando apenas se estaba comenzando a experimentar diferentes técnicas de pintura relacionada con el cubismo.

Durante esta etapa, la ausencia de colores fue uno de las características del cubismo que más impacto tuvo, debido la utilización de tonos neutros, como por ejemplo, el gris y marrón (esto para brindarle a la pintura un aspecto más oscuro y tenue).

Igualmente, fue durante el periodo primitivo del cubismo que se implementó la abstracción tan característica que representa a este movimiento artístico, es decir, las diferentes composiciones y perspectivas que forman a la imagen plasmada en la pintura.

Cubismo analítico (hermético) 1910 – 1912

El cubismo analítico tiene su centro de interés en el análisis y reinterpretación de las figuras plasmadas en las imágenes. Igualmente, una de las propuestas más relevantes del cubismo analítico fue la de cambiar la perspectiva tridimensional por una bidimensional.

Durante esta etapa, los artistas comenzaron a experimentar con las figuras geométricas irregulares, abandonando las líneas rectas y los ángulos cerrados y añadiendo el concepto de “profundidad espacial”.

Igualmente, se comienza a abandonar los colores tierra (gris y marrón) para añadir una serie de nuevas tonalidades monocromáticas haciendo uso de colores como el castaño, crema, verde y azul (todos ellos tenues).

Cubismo sintético 1913 – 1914

El cubismo sintético se enfocó en ofrecer un cambio significativo de lo que se venía realizando con el estilo analítico, proponiendo cambios como la introducción de colores más vivos e intensos, al igual que el uso de signos y superficies más amplias.

Durante esta etapa se comenzó a experimentar con el uso de texturas y relieves sobre el lienzo, al igual que otros componentes que no eran pintura, esto con el fin de hacer a la obra de arte más realista y apegada al entorno.

Esta última etapa del cubismo también añadió un nuevo nivel de abstracción a las imágenes que el artista quería plasmar en su pintura, ya que era necesario hacer análisis y observaciones más profundas para poder reinterpretar la imagen plasmada en la obra de arte.

El Cubismo en las Bellas Artes 

A pesar de que el cubismo inicio con la pintura, surgieron numerosos tipos de arte cubista, los cuales buscaban implementar este nuevo estilo artístico a otras áreas como lo pudieron ser la música, literatura, arquitectura o escultura.

Cada una de estas áreas en donde el cubismo artístico fue implementado ayudó a expandir la influencia de este estilo artístico por el mundo, siendo los siguientes tipos de cubismo los más importantes:

Pintura cubista

La pintura cubista fue la primera muestra de expresión artística que fue tomada en cuenta como una forma revolucionaria de romper con el arte de estilo clásico al proponer una nueva forma de observar y reinterpretar las imágenes dentro de las pinturas.

Stilleben mit Fruchtschale und Mandoline de Juan Gris
«Stilleben mit Fruchtschale und Mandoline» de Juan Gris, 1919.

En ideas de uno de sus creadores, el pintor Pablo Picasso, se buscaba representar las figuras desde diferentes ángulos, al igual que de modo más abstracto, para poder apreciar aspectos que quedaban fuera del arte tradicional.

Como una manera de revolucionar el arte, el cubismo en la pintura hacía uso de figuras geométricas, al igual que una restructuración de las imágenes plasmadas en la pintura para dejar a la imaginación e interpretación del espectador la naturaleza del cuadro que se está observando.

Arquitectura cubista

La arquitectura de tipo cubista tenía como objetivo prescindir de las formas complejas y elaboradas que fueron heredadas de los periodos artísticos pasados para asumir una nueva propuesta más simple, pero al mismo tiempo, arriesgada.

Las líneas rectas se combinaron con formas irregulares, principalmente en las fachadas de las edificaciones construidas a comienzos del siglo XX, por lo que, de cierta forma, el cubismo en la arquitectura ha sido el antecesor del estilo minimalista, ya que conservan ciertos parecidos.

El país en donde más influencia obtuvo el cubismo en la arquitectura fue en Checoslovaquia (actualmente República Checa) esto debido a la influencia de numerosos arquitectos provenientes de Francia, quienes tomaron inspiración en las obras influenciadas por el cubismo.

Escultura cubista

La influencia de la pintura cubista rápidamente se transportó al arte de las esculturas, su propuesta consistía en crear esfinges con diferentes proporciones haciendo uso de diferentes materiales como, por ejemplo, el barro y la arcilla.

Para que lograra su peculiar similitud con la pintura en el cubismo, las esculturas tenían que tener diferentes proporciones abstractas a partir de la técnica del collage, la cual dividía y reubicaba algunas secciones de la escultura en otras áreas de obra de arte.

Las esculturas cubistas hacían uso de espacios vacíos con el objetivo de lograr múltiples percepciones de la misma obra, mientras que con respecto a los colores, el gris y marrón, en diferentes tonalidades, eran los más comunes en este tipo de esculturas.

Literatura cubista

El cubismo literario nace de la necesidad de añadir nuevas técnicas narrativas en el campo de la literatura, pasando de contar simples historias a lograr que las obras adquieran un nivel más intrínseco de abstracción para la mente del lector.

Las obras literarias de estilo cubista rompen con la tradición de redactar las obras de forma lineal, por lo que a medida que se va leyendo el texto, se puede ir descubriendo nuevos aspectos de la obra que van a formar la idea principal del autor.

Igualmente, la literatura cubista se apoya en el uso de imágenes abstractas para estimular la mente del lector, al mismo tiempo que hace uso de numerosas metáforas que van adquiriendo sentido a medida que la persona se adentra en la lectura.

Teatro cubista

A comienzos del siglo XXI el actor y director de teatro Rafael Negrete se encontraba en la búsqueda de un nuevo aspecto teatral para sus obras, por lo que toma la iniciativa de hacer uso de lo que fue el cubismo literario para innovar en la creación de obras de teatro.

Negrete tenía como idea principal reconstruir la comunicación entre la obra y sus espectadores haciendo uso de recursos artísticos que les permitirían a las personas que presenciaran la obra de teatro tener la posibilidad de reinterpretar el mensaje dado por el dramaturgo.

Al dejar a interpretación del espectador el mensaje dado por la obra de teatro, se creaban diferentes perspectivas de la idea principal de la obra, por lo que se generaba un debate sobre la puesta en escena realizada por los actores.

Contexto histórico del cubismo

A comienzos del siglo XX él se estaban produciendo en Europa numerosos cambios económicos, políticos, sociales y culturales, los cuales eran producto del desarrollo tecnológico que estaba comenzando a surgir en la época.

Todos estos avances se vieron reflejados en la percepción de las personas sobre el arte, ya que numerosos artistas sentían que la sociedad se encontraba avanzando rápidamente, menos el arte. Por esto mismo, pintores como Pablo Picasso y Georges Braque, tuvieron la idea de innovar con la pintura.

Conquest of the Air por Roger de La Fresnaye
«Conquest of the Air» por Roger de La Fresnaye, 1913.

La propuesta de Picasso y Braque era simple, pero atrevida, romper con la forma en la que las personas visualizaban el arte, otorgando una nueva forma de percepción que estimulara su mente y permitiera contemplar diferentes aspectos de una obra al mismo tiempo, por lo que decidieron inventar el cubismo.

Declive del cubismo

A pesar de su revolucionario impacto, el cubismo solo obtuvo relevancia durante un corto periodo de tiempo debido al comienzo de la Primera Guerra Mundial, lo que centró la atención de la sociedad en este conflicto bélico, por lo que el cubismo fue perdiendo relevancia hasta finales del año 1919.

Algunos de los artistas más importantes del cubismo, como Braque, fueron llamados a prestar servicio militar, lo que impidió que pudieran seguir realizando sus actividades artísticas debido a la importancia de la guerra.

Sin embargo, a pesar de la corta existencia del cubismo, este logró inspirar a una nueva generación de artistas, por lo que consiguió consagrarse en la historia del arte como uno de los movimientos artísticos más revolucionarios de los últimos siglos.

El cubismo de Picasso

A pesar de que Pablo Picasso desarrolló el cubismo en compañía de otros artistas, a lo largo de la historia ha sido Picasso el máximo representante del estilo cubista debido a que fue el pintor que más aportaciones realizó al arte de este estilo.

Hijo de un maestro de dibujo, Picasso desarrolló una pasión y habilidad genuina por el arte a la corta edad de 10 años, lo cual lo hizo dedicarse al estudio de la carrera de Bellas Artes en la prestigiosa Academia de San Fernando en el año 1897.

A comienzos del año 1900 Picasso emprende un viaje hasta París con el fin de seguir creciendo como artista y es ahí en donde comienza a experimentar con nuevos conceptos artísticos, los cuales buscaban romper con el estilo artístico dominante de la época y representar las figuras de una forma más amplia, desarrollando así el estilo cubista.

Principales representantes artísticos del cubismo

A pesar de su corta trayectoria, el cubismo consiguió una fama muy importante entre los principales críticos de arte de la época, por lo que numerosos artistas desarrollaron su carrera haciendo uso de este nuevo estilo artístico.

Algunas de las figuras más importantes en la pintura cubista fueron:

Pablo Picasso (1981 – 1973)

Pablo Picasso fue un pintor y escultor español, quién, en conjunto con Georges Braque, desarrollaron el estilo artístico cubista a comienzos del año 1907. Durante su vida, Picasso logró una importante fama y reconocimiento que perdura hasta la actualidad.

La fama de Picasso lo convierte en una de las figuras históricas más relevantes de España a nivel mundial, por lo que muchas de sus obras están catalogadas como patrimonio artístico en toda Europa.

Algunas de las obras más valiosas de Picasso fueron “Las señoritas de Avignon” la cual fue elaborada en 1907 y “La mujer que llora” la cual refleja de forma abstracta el rostro de una mujer desesperanzada.

George Braque (1882 – 1963)

Conocido mundialmente como uno de los creadores del cubismo junto a Picasso, el pintor francés George Braque llegó a París en el año 1900 con la intención de estudiar la Escuela de Bellas Artes con el fin de mejorar sus técnicas. 

Fue en este periodo en donde Braque conoció a Picasso y juntos comenzaron a experimentar con un nuevo estilo artístico, que, adquiriría una notable fama y prestigio, siendo conocido mundialmente como “el cubismo”.

Braque cuenta en su repertorio con obras como “La Mujer con Mandolina” y “La Casas en L’Estaque” las cuales han sido reconocidas mundialmente por su valor artístico e histórico.

Juan Gris (1887 – 1927)

José Victoriano González-Pérez o también conocido artísticamente como Juan Gris, fue un pintor e ilustrador español, el cual está catalogado como uno de los mejores exponentes del cubismo de toda Europa.

Debido a su estrecha amistad que tenía con el pintor Pablo Picasso, este le permitió realizar un retrato del pintor en el año 1912, siendo una de sus cuadros más famosos (el retrato de Picasso) expuestos en el Art Institute de Chicago.

Entre otras de sus obras más destacadas se encuentran “Guitarra y Botella” y “Bodegón con persiana”.

Salvador Dalí (1904 – 1989)

Conocido mundialmente como uno de los máximos representantes del surrealismo, el pintor español Salvador Dalí dejó un amplio legado artístico, entre los que destacan numerosas obras de arte inspiradas en el cubismo.

A pesar de que su contacto con el cubismo fue luego de su corta decadencia, Salvador Dalí intento revivir este novedoso estilo artístico, experimentando con algunas obras en el año 1922 mientras se encontraba en España.

Una de sus obras más famosas es un autorretrato cubista, el cual fue pintado en el año 1923, siendo expuesto en la actualidad en el prestigioso museo Reina Sofía de España.

Importancia del Cubismo 

El cubismo en todas sus variantes, al igual que sus diferentes representantes a lo largo de la historia, ha influenciado de manera positiva nuestra visión sobre el arte. 

Si bien es cierto que el cubismo añade un nuevo nivel de complejidad a la pintura, también hace que esta adquiera mayor valor.

Para su época, este movimiento fue un antes y un después en la forma que observamos el arte, siendo un estilo artístico innovador que buscaba romper con los estilos artísticos dominantes, como lo era el vanguardismo.

En la actualidad, siguen existiendo numerosos seguidores de este revolucionario estilo artístico inventado por Pablo Picasso y Georges Braque en el año 1907. Por lo que, sí, su influencia ha sido notoria a lo largo de la historia, tanto, que logró implementar en la sociedad una visión analítica del arte.

Autora: Karen Soto

Poeta, artista y literata con enfoque en Las Bellas Artes y en La Edad Media. Diplomado en gestión cultural, promoción cultural y fomento lector. Apasionada por la poesía y la pintura, con años de experiencia en ambos rubros. Más sobre Karen.

¿Te ha sido útil este contenido?

Compartir artículo