El Impresionismo

Inicio / Movimientos artísticos / Impresionismo

Se conoce como “impresionismo” al movimiento artístico que tenía como característica principal representar la luz en cada una de sus obras. Este nació en Francia, en los últimos años del siglo XIX. El mismo rechazaba el romanticismo de la pintura de la época, apostando con todo a una nueva forma de ver al arte. ¿Quieres conocer todo sobre este movimiento que rompió estereotipos? ¡Entonces sigue leyendo!

¿Qué es el impresionismo?

El impresionismo es un movimiento artístico que revolucionó el concepto del arte, este fue denominado de esta forma por la obra “Impresión, sol naciente”, del pintor Monet. Esta obra, como la mayoría del autor, refleja de manera muy clara lo que se buscaba lograr en el arte impresionista.

Sin embargo, más allá de eso, el término surgió por una crítica que le hizo Louis Leroy a dicho cuadro, bromeando de manera destructiva sobre el nombre de la obra y el estilo de Monet. Leroy arremetió en la prensa, refiriéndose al cuadro de Monet y los demás artistas que habían expuesto ese día sus obras como “pintores impresionistas”.

Lo que Leroy no sabía es que ese día estaría dándole nombre a un gran movimiento que se llevaría sus opiniones por delante.

Origen del impresionismo

Pese a las críticas, el impresionismo gozó de una gran aceptación en Europa. Este se originó como uno de los movimientos más revolucionarios del siglo XIX, destacándose en la pintura. Su misión fue, que, en cada obra, se reflejara la “impresión” subjetiva del mundo que nos rodea.

Los impresionistas se basaban en la luz por encima de todo, buscando plasmarla al instante sin importar lo que proyectaba. Dentro del impresionismo las figuras no se definían, solo se pintaban según la impresión visual.

Su primera exposición fue realizada en 1874 en París; para este momento, París era conocido como un lugar de peregrinación artística, por lo que en esta tuvieron lugar muchas exposiciones de todas partes, incluyendo al impresionismo, quien tuvo como lugar de nacimiento este centro de arte.

Características del impresionismo

Obra impresionista
«El valle de los naranjos», Santiago Rusiñol, 1901.

El impresionismo, por más que se vea como un movimiento con un concepto sencillo, posee muchas características especiales que lo diferencian notoriamente de otros movimientos y que han marcado de manera significativa a la historia del arte. Por esto mismo, aquí te traemos cada una de estas.

Propósito del Impresionismo

Su principal propósito era crear una representación espontánea de los paisajes. Ahora, esta representación nunca era exacta, ya que no se buscaba reflejar la realidad, sino la impresión del autor sobre la realidad.

Récord: las pinturas hechas en menos tiempo

Podemos ver que los impresionistas estaban enfocados en el estudio de la percepción del ser humano sobre de la luz. No obstante, pasaba mucho que, la luz, al tener efectos que son casi instantáneos, los artistas tenían que pintar de forma muy rápida para lograr representar el efecto deseado.

Los paisajes como protagonistas

Los paisajes fueron los protagonistas del impresionismo. Esta es una realidad que podemos apreciar en la mayoría de las obras que surgieron dentro de este movimiento. Dichos paisajes eran representados desde la impresión del autor con colores puros.

Pintaban al aire libre

Dentro de la época en la que se desarrolló este movimiento era común ver a las personas realizando sus obras desde zonas al aire libre de forma acelerada y natural, dejando de lado aspectos que eran muy valorados anteriormente como el uso de la línea, los claroscuros y la profundidad del plano.

La luz y el color eran lo más importante

Se buscaba darle predominio a la luz y el color por encima de lo que se estuviera representando. Por esto mismo es que podemos ver que las cosas que se encuentran dentro de la pintura parecen más una silueta que una figura definida, ya que no eran la prioridad a destacar.

Pincelada “gestáltica”

Las pinceladas impresionistas son conocidas como “gestálticas”. Estas eran breves y solo usaban colores puros, dejando de lado si estas tonalidades se parecían realmente a las del paisaje a representar o no.

¿Por qué se llamaban de esa forma? Pues esta denominación se debía nada más y nada menos que a las teorías psicológicas desarrolladas sobre el Gestalt.

Esta teoría habla sobre la idea principal del impresionismo: el cómo percibimos nosotros como seres humanos a la realidad.

De hecho, su técnica fue tan diferente e importante en la historia que inspiro después a que surgieran muchas otras como el puntillismo y las de los neoimpresionistas.

Relegaron la forma a un segundo plano

Además, los impresionistas dejaron de lado a los segundos planos. No había más de dos escenas por pintura, por lo general era un único paisaje el que se presentaba con diferentes áreas de profundidad en su fondo.

Recepción crítica

Aunque su nombre surgió de una crítica, el impresionismo nació con una fuerza de aceptación bastante inmensa. Como te mencionamos en su origen, este se destacó en muchas exposiciones, siendo el centro de atención en la mayoría de estas.

Eran las obras más famosas del momento

En los años 1847 y 1886 se realizaron diversas exposiciones impresionistas en París, específicamente ocho, las cuales se mantuvieron en la línea destacada del salón oficial de la academia de las Bellas Artes de Francia.

Este hecho logró un gran avance en la evolución de la independencia del artista plástico del momento frente a las instituciones de arte y en la constitución de mercados privados de obras de arte.  

Principios del Impresionismo

Características del Impresionismo
«Los castañeros de Osny», Camille Pissarro, 1873.

Los valores y principios de un movimiento artístico pueden ayudarnos a entender mucho mejor el porqué es como es. Por esta misma razón es que te dejamos a continuación cuáles fueron sus principales principios.

Creación del arte amable

Dentro del desarrollo de este movimiento podemos observar un contexto social, económico y político nublado, en donde la población estaba sufriendo una fuerte crisis.

A pesar de que la situación no era la más favorecedora, los impresionistas buscaron la manera de mantener una actitud positiva a través del arte. Confiando en que la sociedad mejoraría y los problemas llegarían a su fin con el tiempo.

Todo esto lo podemos ver reflejados en las obras impresionistas, las cuales buscaban mantener siempre una paleta de colores puros y vibrantes. Esto hacía que la realidad fuera mucho más allá de lo que se observaba, representándose desde nuestra impresión por lo observado. 

Eliminación del idealismo

Las obras impresionistas no buscaban en lo absoluto convertirse en una puerta hacia un posible drama con un significado muy profundo detrás. Al contrario, el arte impresionista refleja la belleza de la sencillez en su máximo esplendor.

El impresionismo es solo la representación de lo cotidiano desde la impresión de cada persona. Sin alguna enseñanza o significado transcendente.

Ausencia de manifiestos

A pesar de que los representantes tenían contacto entre sí y salían a pintar juntos, es cierto que no dejaban manifiesto (explicación o declaración) sobre la mayoría de sus obras.

Los manifiestos eran muy importantes para este momento, la sociedad necesitaba una explicación y los impresionistas no veían necesario darla. Aunque por este hecho también los criticaron, ellos se mantuvieron firmes en su idea que no toda obra tenía un gran significado detrás.

Avances Impresionistas en la pintura

Arte impresionista
«Parlamento de Londres», por Claude Monet.

El impresionismo dejó muchos avances a nivel pictórico. Por esto mismo te vamos a mencionar los principales y por qué marcaron un antes y un después importante en la historia del arte. ¡Empecemos! 

La creación de nuevos pigmentos

Entre los principales avances del impresionismo, podemos encontrar la creación de nuevos pigmentos con la finalidad de obtener colores mucho más puros. Debido a esto, muchos pintores tuvieron la oportunidad de replantear las leyes cromáticas de la época.

Se vio al color de una nueva forma, destacándose, más que el color en sí, el contraste que se podían crear entre ellos. Era por esto que los impresionistas trabajaban mucho con los juegos de sombras, dejando de lado el típico claroscuro y utilizando otros colores complementarios para originar sombras diferentes de mayor profundidad.

Escuadres y puntos de vista nuevos

Para este entonces, antes del desarrollo completo del impresionismo, la fotografía seguía la estética renacentista, por lo que no había muchos enfoques o ángulos más que los ya conocidos en el Renacimiento.

Ahora, con la llegada del impresionismo, esto cambió. Es cierto que si algo trajo este movimiento fue los nuevos enfoques, creando obras novedosas con ángulos nunca antes vistos en la historia de la pintura.

A los impresionistas les llamaba mucho la atención las escenas que pasan por desapercibidas ante los espectadores. La mayoría de veces se enfocaban en retratar a estas escenas ocultas mucho más que las principales.

Efectos de la luz

Si en algo se afincaron los impresionistas fue en el uso de la luz en sus obras. Estos se dieron cuenta de que, la luz del sol, siempre se filtraba y cambiaba según las condiciones atmosféricas a lo largo del día, provocando efectos visuales que eran variantes

Este efecto visual que creaba la luz se podía ver reflejada en diferentes objetos. Los impresionistas lo que intentaban siempre, a toda costa, era captar esta luz.

Para lograr su objetivo utilizaban solo la paleta de colores del espectro solar. No usaban el blanco, ni el negro, ni los colores terrosos.

Impresionismo en las Bellas Artes

Trouville, Eugène Boudin
«Trouville, Eugéne Boudin», 1864.

El movimiento impresionista logró crear varios cambios en las Bellas Artes, dejando sus respectivos aportes en cada una de estas. ¡Conoce cuál fue su intervención!

Impresionismo en la arquitectura

Como tal, no hubo un tipo de arquitectura en específico que se pudiera denominar como “Arquitectura impresionista”, pero, en la época que se desarrolló el movimiento, si es cierto que surgieron muchos estilos que se relacionaban con el impresionismo. 

Entre estos estilos podemos encontrar al eclecticismo y el inicio de la arquitectura modernista. Algunos de aspectos importantes que se pueden destacar de la arquitectura en el periodo impresionista, son:

  • Inicio de las estructuras con piezas rígidas en consecuencia de la revolución industrial.
  • Se empezó a valorar mucho más el funcionalismo en una estructura que su estética.
  • Se buscaba que las estructuras tuvieran su estilo único, pero que esto se lograra sin tener la necesidad de adornarlas.
  • Inició la era de los rascacielos.

Impresionismo en la música

La música de estilo impresionista se caracteriza por crear atmosferas melódicas elegantes y efímeras que buscaban representar imágenes, en su mayoría, paisajes naturales.

Destacaron compositores muy conocidos como Claude Debussy (1862-1918) y Maurice Ravel (1875-1937).

Impresionismo en la escultura

Los logros que consiguieron los pintores impresionistas fueron llevados también a la escultura a través de Auguste Rodin (1841-1917).

Este representante tenía como objetivo poder reflejar en la escultura la luz en la que tanto habían trabajado por desarrollar los impresionistas. Fue así como empezó a realizar obras que después se volverían polémicas como “La edad del bronce” y “El beso”.

Impresionismo en la fotografía

El impresionismo y la fotografía se llegaron a complementar muy bien. De hecho, se hacían muchas comparaciones entre la pintura impresionista y los representantes del pictoralismo fotográfico del momento (segunda mitad del siglo XIX).

El mayor aporte que podemos ver del impresionismo hacia la fotografía es el valor que tomaron los paisajes como modelos de grandes obras fotográficas, al igual que hubo una mayor valoración de los monumentos.

Impresionismo en la Danza

La danza impresionista es una de las piezas principales de la Danza Contemporánea. Esta inició en Alemania y llegó para romper con todo lo relacionado con la danza clásica, buscando la libertad de expresión con el cuerpo.

De hecho, fue esta la que le dio paso a la danza expresionista, la cual fue mucho más conocida gracias a la danza impresionista, aunque no se le reconozcan del todo sus méritos.

Impresionismo en la literatura

La literatura impresionista estaba enfocada en, más que todo, la impresión de los aspectos psicológicos de cada personaje. En esta época se destacaron autores impresionistas como Marcel Proust (1871-1922), Raul Pompéia (1863-1985) y Graca Aranha (1868-1931).

También se conoce al impresionismo literario como un movimiento surgido en el siglo XIX, el cual tenía como principal propósito oponerse a la literatura desarrollada en el Realismo.

Este incluía la narración de los personajes, de sus sentimientos, sensaciones y emociones. No obstante, al ser las opiniones de los mismos personajes lo que se representaba, estas eran subjetivas y muchas veces estaban muy apartadas de la realidad.

Los impresionistas buscaban reflejar la realidad percibida, la impresión subjetiva de las cosas.

Obras más destacadas del Impresionismo

Dentro de este movimiento artístico hubo muchas obras que se llevaron grandes reconocimientos. Entre las más destacadas podemos encontrar:

Édouard Manet
«Le Déjeuner sur I’Herbe», por Édouard Manet.
Berthe Morisot
«La cuna, por Berthe Morisot», 1872.
Pierre-Auguste Renoir
«Le Moulin de la Galette», por Pierre-Auguste Renoir.
Edgar Degas
«Le Foyer de la danse», por Edgar Degas, 1872.

Antecedentes del impresionismo

Para poder formar un movimiento artístico, por lo general, este viene con un objetivo de potenciar o enfrentarse a las ideas de movimientos o situaciones anteriores, creando un nuevo concepto de arte. El impresionismo no es la excepción a esta realidad, y por eso queremos mencionarte que antecedentes lo llevaron a formar sus principios.

  • El movimiento Realista fue la gasolina principal para potenciar las ideas del impresionismo y lo que se quería evitar dentro de este.
  • Como fuente de inspiración sobre la pintura al aire libre tomaron a la Escuela de Barbizón, un grupo de realistas que se dedicaban, prácticamente, a la creación de obras sobre paisajes naturales desde el aire libre.
  • El uso tan especial que le dieron al color lo desarrollaron por la idea del «Tratamiento del color» creada por artistas como Eugene Delacroix, William Turner, Diego Velázquéz y Francisco Goya.
  • También tenemos como antecedente de este movimiento las teorías del color plateadas por Eugene Chevreul y Charles Blanc. Ellos estudiaron los fenómenos relacionados con el color y los efectos de la luz, al igual que la relación entre los colores primarios y secundarios junto con sus complementarios.

Representantes del Impresionismo

Representantes del Impresionismo
«Camille Corot, autorretrato».
  • Édouard Manet (1832-1883): Este nunca estuvo del todo cómodo con ser catalogado como pintor impresionista. Sin embargo, este fue uno de los principales ídolos para los artistas jóvenes. Una de sus obras más destacadas es “Desayuno sobre la hierba”.
  • Pierre-August Renoir (1841-1919): Tiene uno de los estilos más marcados entre los artistas impresionista. Este se destaca por crear arte a través de los manchones indefinidos, sin contornos claros y planes que no se distinguen. Es famoso por obras como “El almuerzo de los remeros”.
  • Claude Monet (1840-1926): Una de sus obras, al ser criticada, fue la causante de que surgiera el nombre del movimiento, “impresionismo”. Fue uno de los principales en lograr lo que vendría siendo el estilo del movimiento: un delicado efecto lumínico en todas las superficies. Su obra más importante es “Impresión del sol saliente”.
  • Camille Pissarro (1830-1903): Tuvo una gran obsesión con poder demostrar como la luz era capaz de transformar, ante los ojos de espectador, cualquier paisaje en uno totalmente diferente. Una de sus obras más relevantes es “Puesta de sol en Éragny”.
  • Edgar Degas (1834-1917): Degas destacaba por retratar situaciones poco comunes, tachadas de ser “poco elegantes”. Esta realidad la podemos ver en cada una de sus obras, como “El ajenjo”.
  • Berthe Morisot (1841-1895): Fue una mujer muy destacada dentro del impresionismo, cosa que no era fácil de lograr para aquel entonces. Sus cuadros más conocidos son: “La cuna” y “Eugene Manet en la Isla de Wight”.

Variantes del impresionismo

Aunque muchas impresionistas si se llegaron a considerar a sí mismos como representantes del movimiento, hubo muchos otros que, aunque fueron catalogados como pioneros del impresionismo, no se sentían del todo identificados con este.

Entre estos impresionistas que fueron importantes y aun así abandonaron el movimiento tenemos a Cézanne, quién se anticiparía a dejar el impresionismo por lo que tenía por ofrecer el cubismo.

Sin embargo, hubo muchos otros representantes comprometidos al cien por ciento con el impresionismo, como lo fue Claude Monet, la persona que ocupó el lugar principal del grupo, y Pissarro, quien trabajo por la constitución de los impresionistas, aportando a su conciencia artística y moral.

¿Por qué el impresionismo no es considerado un movimiento de vanguardia?

Aunque suene curioso, el impresionismo, a pesar de haber revolucionado diferentes técnicas pictóricas, no es considerado como un movimiento vanguardista. Sin embargo, nadie le puede quitar el mérito de haber desarrollado valores como la originalidad y el estilo personal.

Este movimiento artístico siguió apegado a sus valores naturales, sin mezclarse con ningún conjunto. Siempre se apegó a la naturaleza, por lo que era considerado un arte naturalista.

¿Qué quiere decir esto? Que el impresionismo, por más que había roto con el uso de las líneas, los claroscuros y la profundidad espacial, seguía empleando principios básicos que se habían trabajado hasta el momento, como por ejemplo: la verosimilitud y figuración.

Impresionismo vs expresionismo

Si hay dos movimientos artísticos que se confunden son el impresionismo y el expresionismo. Por un lado, tenemos al expresionismo, que surge en el primer cuarto del siglo XX, sobre todo en el área germánica.  

Ahora, en comparación con el movimiento impresionista, el expresionismo buscaba plasmar estados de tragedia, conflicto, tensiones, entre otros. Es decir, buscaba la expresión sobre la impresión.

Por si te lo estás preguntando, primero surgió el impresionismo antes que el expresionismo. De hecho, su línea cronológica es: Impresionismo (1872 – 1882), expresionismo (1905 – 1933).

Postimpresionismo

Con el nuevo lenguaje visual renovado que creo el impresionismo y los temas casuales, los impresionistas abrieron la puerta a que nuevas generaciones de artistas pudieran salir a crear ideas innovadoras que se convirtieran en revolucionarias.

Entre estas nuevas tendencias que surgieron gracias a este movimiento artístico nació el postimpresionismo. Esta tendencia abarcaba diversos estilos que también constituían a una continuación del impresionismo.

El postimpresionismo nace en Londres de 1910 en una presentación de sus principales representantes. Estamos hablando que estos representantes eran nada más y nada menos que Paul Cézanne, Vincent Van Gogh y Paul Gauguin.

Frases del movimiento impresionista

Las frases pueden llegar a definir un concepto completo, y las impresionistas no fueron la excepción. Aquí te dejamos algunas de las frases más destacadas del movimiento que, no solo lo definieron, sino también le dejaron un mensaje a la sociedad.

«Una mañana, uno de nosotros se quedó sin el negro, fue el nacimiento del impresionismo».

— Pierre Auguste Renoir.

«El motivo para mí es del todo secundario; lo que quiero representar es lo que hay entre el motivo y yo».

— Claude Monet.

«El hombre nunca mira al cielo porque siempre lo tiene a la vista».

— Claude Monet

«Lo que me parece más significativo de nuestro movimiento es que hemos liberado a la pintura de la importancia del tema. Estoy en libertad de pintar flores y llamarlas flores, sin necesidad de que me cuenten una historia».

— Pierre Auguste Renoir

«Todo es hermoso, lo que importa es ser capaz de interpretarlo».

— Camille Pissarro.

Autora: Gabriela Torres

Especialista en artes, literatura e historia cultural. Diplomado en Producción Audiovisual. Aficionada al teatro y a la literatura, con un grandísimo amor por el análisis y la interpretación de obras de arte. Más sobre Gabriela.

¿Te ha sido útil este contenido?

Compartir artículo