El Modernismo o Art Nouveau

Inicio / Movimientos artísticos / Modernismo

El Modernismo artístico o Art Nouveau fue una corriente artística y literaria bastante compleja en cuanto a su origen, estilo y disciplinas. Podemos decir que nació en Europa al terminar el siglo XIX y duró hasta inicios del siglo XX.

Este adquirió ciertas particularidades en Latinoamérica, donde el nombre «El Modernismo» se refiere tanto al movimiento artístico con influencias europeas, como a un movimiento literario con características autóctonas y que, de hecho, influyó en escritores españoles.

Lo que sí es transversal en ambos casos es que dicho movimiento rompió con el paradigma clásico del arte. Del mismo modo, sirvió para que Latinoamérica se introdujera fuertemente en el escenario artístico europeo. ¿Interesante, verdad? Si quieres aprender más, ¡no dudes en seguir leyendo!

¿Qué es el Modernismo o Art Nouveau?

En términos cronológicos, el Art Nouveau nació en Europa a finales del siglo XIX como una reacción contra el excesivo historicismo y academicismo que había adoptado el arte. Dicha respuesta se hizo todavía más evidente en ramas como la arquitectura, en la cual se insistía en seguir los modelos grecolatinos y desarrollar estilos neogóticos, neorrománicos, entre otros.

Como respuesta, el «nuevo arte» o Art Nouveau se muestra como una transgresión al anquilosado estilo imitativo y poco original de los artistas decimonónicos. La denominación de Art Nouveau se da en países como Francia, Bélgica, Alemania, Países Bajos o Italia. No obstante, en el caso de los países hispanohablantes, el término usado es Modernismo.

Origen del Modernismo

Características del Modernismo
«Drei Kauernde Frauen», por Kolo Moser.

Para entender el Modernismo, debemos remontarnos a mediados del siglo XVIII, cuando la filosofía racionalista y la época de la Ilustración instauraron los modelos clásicos en el arte como norma. A partir de allí, el academicismo inundó las manifestaciones estéticas, de modo que todo lo que escapara del canon occidental no contaba como arte.

Fue así hasta mediados del siglo XIX, cuando la sensación de descontento ya había alcanzado niveles muy altos. Aunque el Romanticismo sirvió como un primer paso a manifestar dicha disconformidad, sería con el impresionismo en la pintura que se quebrarían poco a poco las rígidas reglas impuestas por la academia.

Modernización del arte

En Francia, movimientos estéticos como el parnasianismo y simbolismo servirían para desgastar todavía más las bases del estilo imitativo del arte. Todo ello daría pie a una sensación de hastío ante la modernidad, pues esta se había encargado de deshumanizar al hombre y hacerle perder sensibilidad respecto del mundo que lo rodea.

Así se genera el caldo de cultivo para el nacimiento del Modernismo. En el Art Nouveau se buscaba un nuevo aire para modernizar el arte a partir de la figura del poeta o artista, no como servicial a las problemáticas de la sociedad. En cambio, este debía ser lejano a ella y no sacrificar la estética por un fin social.

De esta forma, el quehacer artístico y estético pasaría a ser una labor ciertamente aristocrática, elevada, en la que el artista se convertía en un incomprendido encerrado en una torre de marfil.

El modernismo en Latinoamérica

Al referirnos a Modernismo en Latinoamérica, debemos entender que se puede dividir en dos vertientes de origen común:

  • La primera es el Modernismo artístico, deudor directo del Art Nouveau europeo y que comparte con este cuestiones de estilo y proyecto estético.
  • La segunda es el Modernismo literario que, si bien comparte consignas con el Art Nouveau, adquiere un perfil independiente y original. En esta segunda vertiente tenemos como máximo representante a Rubén Darío con su obra más conocida, el poemario Azul.

Características del Modernismo

Origen del Modernismo
«Mascarada», por Jules Cheret.

Cuando nos referimos a las características del Modernismo o Art Nouveau, debemos hacer una distinción entre la pintura, arquitectura y literatura. Por tanto, al hablar de los elementos característicos de dicho movimiento, incidiremos primero en unas disciplinas y luego en otras.

Predominio de líneas curvas

En el arte pictórico y arquitectónico, el modernismo apostó por las líneas curvas, lo que rompía la rigidez del estilo tradicional y grecorromano. De este modo, buscaban darle mayor dinamismo y vitalidad a la pieza artística y obras arquitectónicas.

Temáticas florales y vegetales

Sobre todo en la pintura, destacaron los escenarios con abundantes referencias a la naturaleza. Sin embargo, no se hacía con un objetivo imitativo, sino para exaltar la belleza y perfecto equilibrio que se podía encontrar en ambientes florales, exóticos y vegetales.

No se tiene perspectiva geométrica

Mientras que el estilo clásico en arquitectura y pintura buscaba una perfección geométrica que mostrará a la obra como un todo armónico, no ocurre lo mismo con el estilo modernista. Para los nuevos artistas, la perspectiva geométrica no es necesaria y puede ser quebrada en aras de la innovación.

Se usan colores planos

La pintura utiliza la técnica de los colores planos en contraposición con el degradado, que buscaba una transición más sutil entre una tonalidad y otra. Por otro lado, la pintura modernista prefiere transiciones bruscas que produzcan un quiebre en el orden estructural del cuadro.

Interés por lo exótico y elegante

Es una de las características básicas del Modernismo y que se encuentra tanto en el Art Nouveau europeo como en la variante latinoamericana. El estilo modernista se interesó especialmente por temáticas exóticas, elegantes y lejanas. Así, muchos de los escenarios en sus obras remiten a países de Medio Oriente, la India o China antiguas, países de ensueño, la Edad Media, entre otros. Esto se hacía con el fin de escapar de la realidad académica imperante.

Inspiración en la naturaleza

En sintonía con la preferencia por retratar escenarios naturales y vegetales, los modernistas toman a la naturaleza como fuente primigenia de inspiración. En ella encuentran una amplia fuente de la cual beber para la construcción de su estética.

Apelan al dinamismo

La combinación de líneas curvas y uso de colores planos colaboran en la creación de un efecto de movimiento tanto en la arquitectura como pintura modernista. De este modo, lo que se busca transmitir es un tipo de «arte vivo», nuevo y que, en oposición al estilo clásico y anticuado de los intelectuales, cohabita con el hombre moderno.

Finalidad exclusivamente estética

Los artistas modernistas, más aún en la literatura, no persiguen un fin social, de concientización o crítica. Por el contrario, practican un arte abocado al arte mismo y que se enfoque en lo puramente estético. De este modo, el artista es visto como un personaje dentro de una «torre de marfil» desde la cual observa a la sociedad, pero no se contamina con ella.

Musicalidad y lirismo

En la poesía, la literatura modernista destaca por ser altamente musical. Los poetas modernistas se preocupan por recuperar formas estróficas de alta sonoridad, tales como el soneto, las octavas, octavillas, liras, entre otras. Del mismo modo, juegan mucho con la métrica para mantener un ritmo constante y agradable a oídos del lector.

El símbolo de los modernistas es el cisne

El artista que se caracteriza con el modernismo se siente identificado con el cisne. Esto se debe a que se trata de un ave que destaca por su belleza, pureza y cualidades consideradas aristocráticas respecto de otras aves similares.

Visión cosmopolita

Los modernistas tienen un entendimiento del mundo muy particular. De hecho, se sienten ciudadanos del mundo, por lo que la idea de países es rápidamente desplazada por una visión más cosmopolita. De ahí viene que tengan también un gran interés por ciudades y lugares exóticos.

Actitud de rebeldía

El artista modernista se percibe como un incomprendido en un mundo que ha perdido sensibilidad ante el arte. Como consecuencia de la mecanización del trabajo, las grandes sociedades industriales y el capitalismo de principios del siglo XX, el hombre moderno ya no se interesa por desarrollar su dimensión sensible. En consecuencia, los modernistas consideran que no encajan en estos tiempos.

Contexto histórico del Modernismo

El beso, por Gustav Klimt
«El Beso», por Gustav Klimt.

A nivel global, el Modernismo tiene estrechos vínculos con otros elementos que contribuyeron a su gestación. Entre los más importantes tenemos a los siguientes.

Desarrollo económico de Latinoamérica

Los países latinoamericanos experimentarían, durante la segunda mitad del siglo XIX e inicios del XX, un desarrollo económico sin precedentes. Gracias a la exportación de materias primas, dichas naciones modernizarían sus ciudades, apostarían por la construcción de grandes carreteras y ferrocarriles, así como el inicio de un proceso de industrialización.

Por estos hechos, el apartado cultural también se vio favorecido. Los jóvenes artistas se mostraban asombrados ante las maravillas de la modernidad y las posibilidades que esta ofrecía. En consonancia, el arte había permanecido adormecido en modelos ya caducos. Debido a esto, los modernistas buscan renovar los paradigmas estéticos.

Imitación de las modas europeas

Europa sirve como modelo a seguir, por lo que los países latinoamericanos empezaron a imitar la moda europea, sobre todo la francesa. Es así que muchos artistas sueñan con el viaje al viejo continente, se impregnan de la cultura francesa y la trasladan a la realidad latinoamericana.

Crisis de Fin de Siglo

La Crisis de Fin de Siglo se entiende como una extendida sensación de hastío, cansancio y aburrimiento por el estilo de vida moderno. El artista no comprendía como las maravillas de la modernidad y la tecnología podían producir, a su vez, hombres cada vez más estresados y con menos sensibilidad humana. 

Crecimiento de las grandes ciudades

Se produce un extendido fenómeno del traslado del campo a la ciudad, a medida que esta crecía cada vez más. La vida en la urbe se volvía más ajetreada, lo que impulsó todavía más el espíritu escapista de los autores modernistas.

Art Nouveau en las Bellas Artes

Mujer con vela de Alfons Mucha
«Mujer con vela», por Alfons Mucha.

El modernismo pudo influir notoriamente en tres Bellas Artes, entre estas encontramos a la arquitectura, pintura y literatura. El valor que aportó se debe a las nuevas técnicas que trajo la revolución industrial, las cuales permitieron el desarrollo de las artes a gran escala

Sin más nada que decir, te dejamos aquí abajo cuál fue la participación de este movimiento en cada una de estas tres bellas artes.

Modernismo en la arquitectura

El estilo modernista aplicado en la arquitectura trajo consigo estructuras de tendencia curva y en movimiento. Los edificios intentan replicar la revolución capitalista, el imperio de la máquina y el nuevo estilo de vida moderno. La piedra, el ladrillo y la madera son dejados de lado, a medida que el hierro, el vidrio y el cemento se apoderan de los edificios de la modernidad.

Modernismo en la pintura

En cuanto a la pintura, los artistas retratan escenas exóticas de países lejanos y misteriosos. Juegan mucho con la imaginación del espectador al ofrecerle escenarios de ensueño desde los cuales ellos también podían escapar del tedio moderno. En esta lista reunimos a los artistas más destacados:

  • Jules Cheret con Mascarada.
  • Max Klinger con Fantasía.
  • Gustav Klimt con El beso.
  • Llimona con Fuente de la doncella.
  • Antonio Gaudí con la Fachada de la casa Batlló
  • Otto Wagner con Majolikahaus.

El Modernismo en la literatura

Cuando hablamos del área de las letras, el Modernismo tuvo mayor impacto en Latinoamérica. Se considera que fue en 1888, con la publicación del poemario «Azul…» de Rubén Darío, que el modernismo latinoamericano da inicio.

La consigna de estos artistas era revalorar ideas nacionalistas a la vez que no renunciaban a su visión cosmopolita del mundo. Del mismo modo, es considerado el primer movimiento literario original que surge en Latinoamérica, al punto de que es imitado en España.

Un elemento particular del modernismo desarrollado en Latinoamérica es su rechazo al imperialismo estadounidense y las desastrosas consecuencias del capitalismo. Tal concepción debe ser entendida aplicada a la propia realidad de estas naciones, pues consideraban a Estados Unidos como un potencial riesgo en caso de que decidiera expandir sus territorios en dirección al sur. Entre los principales escritores y poetas modernistas tenemos los siguientes nombres:

  • Rubén Darío con Azul… y Prosas profanas.
  • Leopoldo Lugones con Las montañas del oro.
  • José Asunción Silva con sus Nocturnos.
  • José Martí con Ismaelillo y su ensayo Nuestra América.
  • Ricardo Gil con La caja de música.
  • Antonio Machado con Soledades.
  • José Santos Chocano con Alma América.

La tendencia escapista, musicalidad y privilegio por mantener el ritmo dentro de sus escritos, es un elemento característico del modernismo desarrollado en Latinoamérica. Estas figuras mantendrían una mayor conexión con el escenario cultural europeo, lo que ayudó también en la profesionalización del artista latinoamericano.

Es así que podemos entender al Modernismo como un movimiento que abarcó un período bastante convulsionado en términos históricos. Además, debe ser comprendido desde dos vertientes: la artística y la literaria. Ambas se complementan y, aunque existen ciertas diferencias, los fundamentos son los que mantienen la unión entre ambas.

Autor: Luis Avalos

Literato, especialista en poesía latinoamericana, y estudioso del arte en sus variadas expresiones. Mi objetivo es que conozcamos juntos el desarrollo del arte escrito de forma sencilla, amigable y entretenida. Más sobre Luis.

¿Te ha sido útil este contenido?

Compartir artículo