El Arte Povera

Inicio / Movimientos artísticos / Arte Povera

El arte povera se refiere a un movimiento artístico que surgió en la década del 60 en Italia. Se fundamenta en el uso de materiales considerados desechables, humildes y pobres para la creación de la obra de arte, en oposición a los materiales tradicionales. De este modo, son frecuentes los sacos de lona, plantas, cuerdas, tierra, ramas, troncos, etc.

Uno de los objetivos que se marcó dicho movimiento fue realizar una radical ruptura de los cánones tradicionales en el arte a nivel de los materiales usados. En tal sentido, significó una interesante innovación respecto de los movimientos transgresores anteriores, que se enfocaron sobre todo en el concepto y resignificación del arte en sí mismo, más que en sus mecanismos de expresión.

Definición del Arte Povera: ¿Qué es el arte povera o arte pobre?

El arte pobre, «arte povera» por la expresión en italiano, fue un movimiento o tendencia nacida a mediados de la década del 60 en Turín, Italia. Los creadores y propulsores del arte povera usaron materiales tradicionalmente considerados como vulgares, pobres o mundanos para realizar sus trabajos artísticos. De este modo, recurrieron a la madera, rocas, hojas, carbón, telas, material de desecho en general, etc. En tal sentido, la resignificación del arte pobre pasa por dotar a la manifestación artística de tal nivel estético que los materiales, también, pasen a tenerlo.

Estos artistas escapan de la comercialización del objeto artístico, por lo que buscan la intervención y participación activa del público, para lo que ocupan el espacio y escenario. Con ello, apuntan a reflexionar sobre el objeto, la forma de este, la manera en la que se observa y sus cualidades específicas.

Arte Povera

La expresión «arte povera» fue creada por Germano Celant, crítico italiano de arte, en 1967. Dicha denominación se debió a que este tipo de arte usaba materiales reciclados, humildes o considerados pobres. Los elementos que fundamentan dicho arte son la improvisación, el público y el propio artista.

Características del Arte Povera

Como el arte pobre fundamenta su desarrollo en los materiales a usar, gran parte de sus características derivan de dicha consigna. Entre las más destacadas te podemos mencionar las siguientes.

Crítica al consumismo, capitalismo e industrialización

Una de las principales consignas del arte pobre fue criticar al consumismo imperante en el arte, promovido por intereses capitalistas y la enorme industrialización de las sociedades modernas. Ello tenía sentido en tanto el artista había pasado a ser en realidad un trabajador más, con lo que su genio creador se redujo a cuestiones económicas.

Así, el artista debía producir objetos de arte como si se tratasen de mercancías a la venta del mejor postor. La consecuencia de ello es una desnaturalización de la estética y el fin mismo del proyecto artístico y estético del individuo. Una manera de «solucionar» este problema fue usando materiales de desecho como materias primas para las obras: así, el precio a pagar por un determinado objeto de arte recaería en su valor estético más que en aquello que lo componía.

Crítica al comercio del arte

En consonancia con lo anterior, los artistas de este movimiento criticaban la forma en la que el arte se había visto reducida a una actividad puramente mercantil y comercial. Ser artista se había convertido en un trabajo más y, como tal, este debía producir para obtener ingresos. Ello atentaba contra una de las principales características del artista: la libertad creadora.

Dentro de la dinámica del consumismo, el artista debía producir objetos artísticos que respondiesen a la demanda del público, modas, etc., pues de lo contrario dejaría de estar en vigencia. Como oposición a ello, el arte povera apela a un tipo de arte alejado de la mercantilización.

Se opone al modernismo, arte pop, minimalismo y racionalismo científico

La comercialización del arte, promoción del consumismo y conversión del artista en un trabajador fueron conceptos incrustados en muchos movimientos artísticos contra los que el arte pobre reaccionó y a los que se opuso. El primero de ellos fue el modernismo, pues en él, el artista adoptaba una posición elitista y aristocrática alejada de la sociedad. En tal sentido, bajo la consigna del «arte por el arte», los modernistas se enfocaron en un quehacer estético exótico y alejado del ciudadano de a pie.

Autores del Minimalismo
«Arte Minimalista».

Por otra parte, el arte pop resignificaría el concepto del arte para llevarlo del museo a la ciudad. Si bien luchaba contra modelos anquilosados y ya caducos, los artistas pop contribuyeron y promovieron la idea del artista como un productor y promotor de la cultura de masas. Sin embargo, para quienes conformaban el arte povera, esto significaba una banalización absoluta del quehacer artístico, al punto que como todo podía ser arte, cualquiera podía ser artista.

El minimalismo también recibió fuertes críticas de parte del arte pobre. Esto se debió a que la estética minimalista se fundamentaba en materiales de trabajo que quedaban por fuera de los que usaban los artistas pobres. En cuanto al racionalismo científico, para el arte povera este no tiene razón dentro de las libertades que el artista debe reclamar para sí y la ejecución de su proyecto estético.

Comulga con el surrealismo y dadaísmo

Mientras que el arte pobre cuestiona los movimientos artísticos anteriores, tiene mucho en común con escuelas de vanguardia tales como el surrealismo y el dadaísmo. En suma, el desorden absoluto del sentido, la ruptura radical respecto del concepto canónico de arte y la experimentación total dentro de la elaboración del objeto artístico, fueron nociones que los artistas povera tomaron para sí.

Pintura surrealista
«Arte Surrealista».

A esto hay que añadir que el surrealismo y el dadaísmo son las máximas expresiones de la total libertad del artista: el primero en el ámbito de lo onírico y el segundo en la alteración del orden lógico de las ideas construidas.

Estilo anti-formalista

Por tanto, el arte povera es muy anti-formalista. De hecho, el solo trabajo en materiales considerados no canónicos va más allá de la transgresión usual al concepto de arte. En anteriores ocasiones, los movimientos rupturistas se habían preocupado en reflexionar y cuestionar dicha noción. Sin embargo, ninguno había hecho lo propio respecto de la forma en que se materializa dicho concepto de arte.

En esta labor, el arte pobre fue innovador y mostró un escenario nuevo para quienes promovían un desarrollo igual y paralelo de la ruptura formalista a nivel de forma como de fondo. Así, el concepto polémico iría de la mano con un medio polémico de manifestarlo, a saber, materiales de desecho muchas veces considerados basura.

Usa materiales simples y naturales

El nombre del arte pobre proviene, precisamente, de los materiales en los que se basa para la construcción de su discurso estético. Así, va desde troncos, hojas, tallos, papeles, residuos, sogas, maderas y todo lo que pudiera imaginar el artista. Mientras estos objetos pudiesen servir para la obra y tengan sentido dentro de la misma, eran válidos como materiales de trabajo a través de los cuales desarrollan un proyecto de arte de estilo povera.

Origen del Arte Povera

Además, el uso de materiales naturales apelaba a una reconexión con la propia naturaleza. De este modo, se hacía referencia a un proyecto estético vivo, en oposición a otro estático y «muerto», pues estaba hecho tomando como base, materiales sintéticos.

Apela a la creatividad y espontaneidad

La realización de una obra de arte que encaje en los preceptos povera se basa en la creatividad y espontaneidad llevadas a su máxima expresión. En tal sentido, es el artista quien, haciendo uso de su libertad creadora, manifestará su energía, placer e ilusión a través de la obra sin tener que seguir un procedimiento metódico, explicado o preestablecido.

Es por ello que se usa mucho el concepto de espontaneidad, pues solo mediante ella el artista puede hacerse ver de forma genuina. A su vez, únicamente a través del desprendimiento de todo orden lógico es que la creatividad aparecerá en su máximo esplendor.

Se basa en lo efímero del arte

Algo bastante característico y curioso del arte povera es su naturaleza efímera. Esto se debe básicamente a los propios materiales con los que trabaja. En efecto, mientras que existe un canon artístico que establece ciertos materiales dentro del arte tradicional, los artistas pobres tenían la libertad de usar básicamente cualquier objeto de desecho para sus obras, incluso aquellos que sean orgánicos.

Por lo tanto, existieron algunas obras de arte pobre que tenían un tiempo de vida limitado o fecha de caducidad, pues a medida que pasaban los días se descomponía. Este concepto, bastante rupturista en la época, potencia también la idea de que el arte no se debe comercializar. Llevado a un punto de no retorno, tampoco tendría sentido comprar y vender un objeto artístico que, luego de un tiempo, dejará de serlo.

Destaca valores pobres y marginales

La lucha contra los conceptos elitistas, aristocráticos y excluyentes del arte canónico y tradicional va más allá de los materiales usados. De hecho, la crítica alude también a que, si bien no cualquiera puede ser un artista, este sí puede formarse como tal y alcanzar dicha categoría viniera de donde viniera, y trabajase con los materiales que trabajase.

De este modo, si bien el objeto artístico conserva su cualidad única e irrepetible, los artistas pobres le quitan el nivel elitista que tenía. Así, la democratización y el acceso a la obra de arte no tiene que caer en la banalización del mismo, como sí ocurrió con los artistas pop y que fue, precisamente, motivo de crítica de parte del arte povera.

Contrasta lo nuevo y lo antiguo

Una de las particularidades del arte pobre es que permite realizar un contraste entre lo nuevo y lo antiguo a partir de los materiales que usa. En efecto, el trabajo con desechos u objetos considerado basura podía hacer confluir, dentro de la misma pieza artística, elementos bastante dispares y variados.

Así, una obra de arte povera podía estar hecha en madera, pero también incluir ciertos elementos tecnológicos. Una escultura puede estar compuesta por vidrio, pero también por hojas de algún árbol. De este modo, el arte povera transgrede las diferenciaciones que muchos movimientos artísticos anteriores intentaban hacer respecto de un arte caduco y otro novedoso. Mediante una síntesis entre ambas, los artistas pobres aprovechan lo que les resulta más interesante de ambas posturas y las hacen confluir en sus proyectos estéticos.

Desarrolla temas cotidianos y de la naturaleza

En su afán por hacer del arte algo accesible para el ciudadano de a pie, el arte pobre honra dicho nombre y se dedica principalmente a trabajar una temática cotidiana, del día a día y que resulte cercana para el público. Esto también facilitaba la participación del mismo, pues la obra le resultaba cercana y amigable en términos de interpretación.

Por otro lado, el arte povera buscaba reconectar al público con la naturaleza, pues la modernidad lo había alejado de ella y rodeado de artificialidad la vida misma. En dicha labor, la utilización de materiales naturales como la madera, troncos, hojas o incluso organismos vivos sirvió para afianzar la idea de una revaloración de lo natural. Con ello, también se buscó despertar nuevamente la sensibilidad del ciudadano de a pie para que este tomara una actitud crítica respecto del tipo de modernidad que estaba experimentando en su día a día.

Promueve la participación activa del público

Esto se ve sobre todo en las instalaciones que elaboraban los artistas povera. En ellas, era común encontrar elementos vegetales y animales vivos con los que el público podía interactuar e incluso manipular. El objetivo era que el público dejara de ser un elemento pasivo en el desarrollo de la experiencia estética que posibilitaba la obra, y pasase a ser parte medular de su interpretación.

Otra consecuencia directa es que el propio sujeto espectador siente que forma parte de la obra en cuestión, lo que permite su resensibilización, perdida a partir de la vida moderna capitalista y automatizada. Con ello, el espectador también podía reflexionar y cuestionar su posición y la estética de la obra, comprender el mensaje que el artista buscaba transmitir y ofrecer una posible lectura del mismo.

Origen del Arte Povera

El arte povera bebe de movimientos artísticos previos que ya criticaban la existencia de un canon artístico académico, elitista y reduccionista. Los más representativos recaen en las vanguardias, siendo el surrealismo y el dadaísmo las bases sobre las que se construyó el arte pobre.

Oficialmente, podemos decir que el arte pobre nace gracias al crítico de arte italiano Germano Celant, quien en 1967 acuña el término para la exposición «Arte povera – Im Spazio». Lo que intentaba era describir una nueva tendencia artística practicada por las nuevas generaciones de artistas italianos. Estos, que trabajan en materiales poco ortodoxos, reflexionaban sobre la relación existente entre el material, la obra y el proceso de fabricación o creación de la misma. Además, estos artistas rechazaban la mecanización productiva que había adquirido el arte, así como su progresiva desnaturalización e insensibilización.

Si bien dicho movimiento nació en Turín, pronto se extendió a Milán, Génova y Roma, adquiriendo en cada uno matices únicos. Con la documenta V de Kassel, el movimiento llegaría hasta Estados Unidos.

En suma, el artista pobre debía trabajar sobre objetos o materiales presentes en el mundo como si se tratase de un pequeño dios. Partiendo de la naturaleza, la obra de arte debía ser una extensión de la corporalidad y espiritualidad del artista, a la vez que ambos se conectaban con su realidad inmediata.

Contexto histórico del Arte Povera

Como todo movimiento, el desarrollo del arte povera responde directamente a eventos mundiales que contribuyeron y dieron sentido a su desarrollo. En esta sección, te dejamos los más relevantes.

Sociedades capitalistas e industrializadas

Con el capitalismo, las sociedades y países del Primer Mundo habían alcanzado niveles de desarrollo que los convertían en potencias mundiales. En consecuencia, los artistas de la época experimentan con la mercantilización de todo lo que se pueda producir, comprar y vender. Dentro de ello, el arte no es la excepción.

Desarrollo de la Guerra Fría

La tensión entre los dos bloques hegemónicos no hacía más que aumentar. Tanto Estados Unidos como la URSS habían iniciado una carrera científica, armamentística y económica que parecía detenerse nunca y amenazaba con convertirse en una potencial Tercera Guerra Mundial. Por ello, los artistas pobres adoptaron una postura de revaloración de la marginalidad y la sencillez de la vida cotidiana.

Cultura de masas e insensibilización del hombre moderno

El principal enemigo del arte povera vino de la mano de la cultura de masas, la sociedad del espectáculo y la depreciación del arte como expresión de la unicidad del artista. Así, estos jóvenes se encontraron con una sociedad que no solo había devaluado su labor, sino que había convertido al objeto artístico en una mercancía despojada de todo lo que le daba valor estético. Lo peor de todo es que, para el arte povera, esto fue promovido por otros artistas, específicamente, quienes formaban parte del pop art.

El Arte Povera en las Bellas Artes

El arte povera encontró su máxima expresión principalmente en la escultura, aunque no deja por fuera otras disciplinas. No obstante, tanto por el uso de ciertos materiales como por el aprovechamiento de la espacialidad, son las obras escultóricas las que representan de mejor manera las bases del arte pobre.

Esculturas Arte Povera
«Escultura Iglú de piedra», Países Bajos, por Mario Merz.

Así, tenemos casos de esculturas trabajadas en madera, troncos, ramas y hojas. La obra Iglú, de Mario Merz, es otra muestra clara y típica cuando se trata de manifestaciones artísticas povera. Existen también diversos trabajos con sogas, cuerdas y trenzados que hacen honor al proyecto estético en cuestión.

Cuando nos tenemos que referir a artistas, también destacan varios nombres interesantes. A continuación, te mencionamos a los más resaltantes:

  • Mario Merz: Fue un artista italiano ampliamente reconocido por sus trabajos en iglús, sobre todo la escultura Iglú de Giap. El punto a resaltar es que sus obras seguían el modelo matemático de Fibonacci, pues cada una tenía una sucesión numérica.
  • Marisa Merz: Esposa de Mario Merz e importante por sus trabajos Escultura viviente y Fontana.
  • Germano Celant: Es considerado el iniciador y padre el arte povera, tanto por su labor crítica como por sus obras artísticas. Fue uno de los grandes promotores de este estilo y responsable de su llegada a tierras estadounidenses.
  • Giovanni Anselmo: Se trata de otro destacado escultor italiano, importante gracias a sus obras Specchio, Giro y Infinito.
  • Miguel Ángel Pistoletto: Artista que destacó en la pintura y la escultura. Además, trabajó asiduamente en la performance y la instalación. Resalta con obras como Venus de los harapos, Orquesta de trapo y Pequeño monumento.
  • Jannis Kounellis: Este pintor griego llamó la atención a partir de sus instalaciones efímeras hechas con elementos vegetales y animales vivos. Una de las más destacadas fue su Margarita con fuego. Del mismo modo, para 1969 presentó una instalación doce caballos libres desplazándose por la galería Attico en Roma.

Además de ellos, tenemos nombres como Pino Pascalli, Alighiero Bonetti, Giulio Paolini, Piero Gilardi, entre otros. Aunque la mayoría de estos artistas son italianos, lo cierto es que la estética povera fue más allá de dicho país y consiguió su objetivo: introducir un nuevo tipo de materiales que también podían ser usados en la ejecución de un trabajo artístico.

El arte povera, como movimiento, tiene trascendencia en tanto permitió explorar los límites del arte en un terreno que otros movimientos o escuelas no habían notado: el de los insumos utilizados para la elaboración de la obra. En efecto, mientras todos los artistas se habían enfocado en reflexionar en torno del concepto de arte desde la abstracción, no prestaron atención en los recursos que este utilizaba para manifestarse como tal.

Con la irrupción del arte povera, los materiales pierden esa categoría elitista que no había sido cuestionada por anteriores movimientos. Ahora, así como cualquier situación cotidiana podía alcanzar el estatus de arte, cualquier objeto o material, por más que sea marginal o desecho, podía servir para trabajar en dicha obra de arte.

Autor: Thamer Bello

Filósofo, historiador y redactor con amplia experiencia en la historia del arte. Amante de los libros y del cine, me encanta compartir y escuchar buenas historias. Más sobre Thamer.

¿Te ha sido útil este contenido?

Compartir artículo